Entradas

El Festival de Cine de San Sebastián se compromete con la igualdad y con las mujeres en la industria

EFE

Imagen del Kursaal en la 66º edición del Festival del Cine de San Sebastián.

El Festival de Cine de San Sebastián firmará el próximo domingo la Carta por la Paridad y la Inclusión de las Mujeres en el Cine en un acto presidido por el director del Zinemaldia, José Luis Rebordinos, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el ministro de Cultura, José Guirao.

Dicha manifiesto es una iniciativa que fue presentada públicamente en la pasada edición del Festival de Cannes por el colectivo 5050×2020, refrendada por una impactante foto encabezada por la entonces presidenta del Jurado, Cate Blanchett, a la que acompañaba una amplia representación de las mujeres que acudieron al Festival.

La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales de España (CIMA), que apoyó entonces la iniciativa, ha promovido ahora que el Festival de San Sebastián traslade y firme los puntos básicos de la Carta por la Paridad y se comprometa a su cumplimiento.

Así, el presidente del Consejo de Administración del Festival y alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, y la presidenta de CIMA, Cristina Andreu, también intervendrán en la firma el próximo domingo día 23 en el Kursaal.

Según ha explicado la vicepresidenta de CIMA, Virginia Yagüe, que también estará en San Sebastián, "la idea es repetir un poco el impacto de Cannes; firmaremos la Carta y después haremos una foto final".

"Lo que más nos diferencia de Cannes es que hemos conseguido implicar al ministro de Cultura y a la vicepresidenta del Gobierno, a su vez ministra de Igualdad, que nos parece muy importante", ha señalado.

Yagüe ha recordado que el tratado español es una "buena traducción" de la francesa, no solo textual, aunque básicamente recoge los mismos puntos, el primero, el compromiso del Festival de "elaborar estadísticas desagregadas por género", tanto de los datos del número de cintas recibidas, como de las que finalmente llegan a las salas.

‘Green Book’ y las plataformas ‘online’, los ganadores del Festival de Toronto

JULIO CÉSAR RIVAS (EFE)

  • La película del director Peter Farrelly obtuvo el Premio del Público del TIFF.
  • Servicios como Netflix, YouTube y Amazon reivindicaron la calidad de sus producciones para la pantalla grande.
  • FOTOGALERÍA: Las mejores imágenes del Festival de Toronto.

Linda Cardellini, Mahershala Ali y Viggo Mortensen

La 43 edición del Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) terminó este domingo con dos ganadores: el film Green Book, del director estadounidense Peter Farrelly, y las películas producidas por las plataformas de streaming como Netflix, Amazon y YouTube.

Green Book obtuvo este domingo el Premio del Público del TIFF que, aunque es un festival no competitivo, permite que el público que acude a las proyecciones vote para determinar la película favorita de las audiencias.

Se trata de un galardón que no tiene el relumbrón de los premios que conceden otros festivales de cine, como el León de Oro de la Muestra de Venecia, la Palma de Oro de Cannes o la Concha de Oro de San Sebastián, en parte porque el TIFF no tiene una sección de competición.

No obstante, el Premio del Público tiene un importancia especial para los estudios: en el pasado, el público de Toronto ha anticipado los filmes que serán los más premiados en los Óscar de la Academia de Hollywood, por lo que en el mundo del cine, el TIFF se ha convertido en un barómetro de los filmes que más éxito pueden tener.

La racha del TIFF se inició en 1981, cuando el Premio del Público fue a parar a Carros de fuego, el film de Hugh Hudson que ese año ganó el Óscar a la Mejor Película. Desde entonces, el público de Toronto ha acertado en sus predicciones con American Beatuy (1999), Slumdog Millionaire (2008), El discurso del rey (2010), Argo (2012), 12 años de esclavitud (2013) y Spotlight (2015).

Como a la prensa canadiense le gusta destacar, la correlación entre el Premio del Público del TIFF y el gusto de los miembros de la Academia está a años luz de la de los jurados de Venecia o Cannes. Sólo una película que ganó el León de Oro de Venecia ha ganado el Óscar a la Mejor Película (La forma del agua en 2017).

Un éxito esperado

Antes de llegar al TIFF, Green Book ya se colocaba como una de las películas que podía llegar a las nominaciones de los Óscar, pero tras su estreno mundial en Toronto, las sospechas han quedado confirmadas.

La película se basa en la vida real de Tony Lip, un duro ítalo estadounidense que durante años trabajó proporcionando seguridad en el club Copacabana de Nueva York y que en 1962 se convirtió en el chófer de un destacado pianista negro, Don Shirley, durante su gira por el sur de Estados Unidos.

Esa gira de Shirley, interpretado por el ganador del Óscar al Mejor Actor Secundario de 2017, Mahershala Ali, es el corazón del film.

Green Book no es el único film que ha sido incluido en los candidatos a lo Óscar tras su paso por el TIFF, que concluyó este domingo tras 11 días de proyecciones con el estreno mundial de Jeremiah Terminator LeRoy, una película dirigida por Justin Kelly e interpretada por Kristen Stewart y Laura Dern.

Otros títulos que han gustado al público y la crítica son If Beale Street Could Talk, del estadounidense Barry Jenkins, ROMA, del director mexicano Alfonso Cuarón, First Man, dirigido por Damien Chazelle e interpretado por Ryan Gosling, o The Hate U Give, de Geprge Tillman Jr.

El 'streaming' pide paso

Si Green Book ha conquistado al público de Toronto, los servicios de streaming como Netflix y YouTube han reivindicado la calidad y validez de sus producciones para las pantallas grandes.

Este año, por primera vez en su historia, el film de apertura del TIFF el pasado 6 de septiembre fue un largometraje producido por Netflix, Outlaw King, del director David Mackenzie, e interpretado por Chris Pine.

El film, que se centra en la vida de Roberto I de Escocia, un noble escocés que en 1297 se rebeló contra el rey Eduardo I de Inglaterra, no es el único de Netflix que se ha exhibido en el TIFF. Del total de 254 largometrajes que TIFF seleccionó este año para su 43 edición, un total de ocho eran de Netflix, la mayor cifra en la historia de la muestra canadiense.

La voluntad de Netflix de producir películas de grandes presupuestos ha sido aplaudida por la organización del TIFF, lo que contrasta con la fría recepción, o incluso abierta hostilidad, de las producciones del servicio de streaming en los festivales de Cannes y Venecia.

El espaldarazo del TIFF a los servicios de streaming se complementa con el estreno en el TIFF de Homecoming, una película de Julia Roberts producida por Amazon, y Museo, interpretada por Gael García Bernal y que es la primera película en español de YouTube para su servicio Originals.

Ryan Gosling, Juliette Binoche y Robert Pattinson, estrellas del Zinemaldia

20MINUTOS.ES

  • El director del festival ha destacado los grandes nombres que pasarán por la alfombra roja donostiarra.
  • Alfonso Cuarón, Claire Foy, John C. Reilly, Bárbara Lennie, Timothée Chalamet o Lily-Rose Depp, entre otros.
  • Además, ha anunciado el jurado oficial, que estará presidido por Alexander Payne.

Ryan Gosling y Claire Foy, en la Mostra de Venecia.

Ryan Gosling, Juliette Binoche, Laetitia Casta, Claire Foy, Robert Pattinson y Timothée Chalamet son algunas de las estrellas que acudirán al 66º Festival de San Sebastián, cuyo jurado oficial presidirá el realizador estadounidense Alexander Payne.

Lily-Rose Depp, hija de Johnny Depp y Vanessa Paradis, John C.Reilly, Ricardo Darín y Mercedes Morán se encuentran también entre los actores que participarán en la nueva edición del Zinemaldia, a la que se sumarán directores como Jacques Audiard, Alfonso Cuarón, Claire Denis, Bruno Dumont, Nadine Labaki, Brillante Mendoza y otros muchos que presentarán sus películas en San Sebastián.

La lista no está cerrada y podrían haber nuevas incorporaciones, según ha asegurado este viernes el director del certamen, José Luis Rebordinos, en la presentación de una edición que comienza el 21 de septiembre y que ha calificado de "muy variada" y "equilibrada" (teniendo en cuenta el machismo imperante en los grandes festivales), y con una Sección Oficial que promete ser "muy divertida", pero a la que solo irán cinco directoras.

"Va a haber una combinación muy buena entre glamour y películas. Y entre la Sección Oficial y Perlas, estarán los diez o doce directores que más cuentan en el cine mundial", ha afirmado Rebordinos sobre este 66 Zinemaldia, en el que se entregarán tres premios Donostia: a los intérpretes Danny de Vito y Judi Dench y al director japonés Hirokazu Koreeda.

Jurado y clausura

Junto a Alexander Payne, autor de títulos como Entre copas, Los descendientes y Nebraska, deberán decidir el palmarés la directora de fotografía Bet Rourich, las productoras Agnes Johansen y Francesca Cima, la actriz española Rossy de Palma y el actor argentino Nahuel Pérez Biscayart.

Alrededor de 200 filmes se proyectarán este año en el Festival, dieciocho de ellos en la Sección Oficial, que abrirá El amor menos pensado, de Juan Vera, protagonizada por Ricardo Darín y Mercedes Morán, y clausurará el 29 de septiembre Malos tiempos en El Royale, la segunda cinta del director, productor y guionista Drew Goddard tras La cabaña en el bosque.

Jeff Bridges, Chris Hemsworth, Jon Hamm y Dakota Johnson forman parte del reparto de esta película y alguno de ellos podría visitar también San Sebastián, aunque los responsables del certamen son siempre muy cautos y solo anuncian a quienes tienen asegurados al cien por cien, con riesgo incluso de que alguno falle si le adelantan un rodaje.

Rebordinos ha dicho que trabajan para poder fichar a dos figuras "importantes", pero no ha dado más pistas durante su comparecencia en este acto, celebrado en el hotel María Cristina, al que han asistido representantes institucionales y del mundo de la cultura.

Una alfombra roja española

El cine español tendrá como representantes a los cineastas Rodrigo Sorogoyen, Carlos Vermut, Isaki Lacuesta e Icíar Bollaín, que competirán por la Concha de Oro, además de José Luis Cuerda, entre otros.

Antonio de la Torre, Bárbara Lennie, Ana Wagener, Nacho Fresneda, Najwa Nimri, Carme Elías, José Coronado, Juana Acosta, Blanca Suárez, Roberto Álamo, Arturo Valls, Carlos Areces, Lola Dueñas, Paco León e Inma Cuesta integran parte del nutridísimo plantel de actores de casa que pisarán asimismo la alfombra roja. "Del cine español va a ser más fácil decir quién no viene", ha destacado el director del Festival.

Rebordinos ha recalcado que secciones como Perlas y Zabaltegi-Tabakelera, que exhiben títulos presentados en otros certámenes, "van a ser espléndidas" porque este año los festivales "han sido espléndidos". "Venecia también lo está siendo y Cannes ha sido el mejor de los últimos diez años", ha señalado.

"Las secciones paralelas van a ser un banquete de peliculones y la Sección Oficial mirará mucho hacia el futuro", ha destacado el responsable del Zinemaldia.

Ha dicho que, además de "gente nueva buscando nuevas maneras", los directores consagrados llegan con nuevas ideas, como es el caso de Claire Denis, que acudirá con un filme "rompedor, de ciencia ficción, con un discurso muy especial", o de Brillante Mendoza, con el que es su trabajo "más de género negro", pero que "usa para hacer una película muy política sobre la situación de su país".

"Va a ser una Sección Oficial muy divertida, va a tener momentos muy trangresores. Pocas películas van a dejar frío al público. Puede haber amores y odios repartidos, probablemente las que gusten mucho a unos serán odiadas por otros, pero no va a ser una sección aburrida", ha subrayado.

Arranca el festival de Toronto, marcado por Netflix y Harvey Weinstein

JULIO CÉSAR RIVAS (EFE)

  • El certamen acogió el estreno mundial de 'El rey proscrito', un film de la plataforma digital.
  • La organización ha habilitado una línea telefónica para denunciar abusos de forma confidencial.

Chris Pine

La gran fiesta cinematográfica en Canadá, el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), comienzó este jueves, influida por el escándalo de abusos del productor Harvey Weinstein y con el estreno mundial de El rey proscrito, un film de Netflix.

A lo largo de sus 43 años de historia, el TIFF se ha ganado el prestigio de ser uno de los festivales de cine más importantes del mundo y la plataforma de lanzamiento de muchos de los filmes que aspiran a llegar a las nominaciones para los Óscar. Por ello, al TIFF acuden centenares de los nombres más conocidos del mundo del cine: actores, directores, productores, guionistas y distribuidores.

Este año, por ejemplo, los organizadores anunciaron que alrededor de 500 destacados nombres de la industria pasarán por Toronto hasta el 16 de septiembre para participar en la muestra. Nombres como Ryan Gosling, Susan Sarandon, Melissa McCarthy, Lady Gaga, Jake Gyllenhaal o Javier Bardem.

Tolerancia cero

El TIFF fue uno de los escenarios frecuentados por Harvey Weinstein, el productor estadounidense que durante años fue uno de los más reputados de Hollywood y hoy acusado por decenas de actrices de acoso y abusos sexuales. Precisamente fue en el TIFF donde Weinstein habría acosado a Mira Sorvino, en 1995, y Erika Rosenbaum, según sostienen las dos actrices.

Así que este año los directores del TIFF, Piers Handling y Cameron Bailey, anunciaron que el festival ha advertido de forma expresa a todos los que participan este año en la muestra que "el acoso y el abuso no serán tolerados" y que "habrá repercusiones".

Por primera vez en su historia, el TIFF ha habilitado una línea telefónica para que las posibles víctimas de acoso y abuso puedan denunciar con seguridad y de forma confidencial cualquier incidente.

Además, el TIFF ha lanzado una campaña de recogida de fondos denominada "Share Her Journey", para "aumentar la participación, capacidades y oportunidades para mujeres detrás y frente a las cámaras". Una de las primeras iniciativas de "Share Her Journey" es una manifestación que se llevará a cabo el sábado y en la que participarán, entre otros, la actriz estadounidense Geena Davis y la directora británica Amma Asante.

Siete filmes de Netflix

Además del escándalo de abusos sexuales de Weinstein, la edición de este año del TIFF también muestra más que nunca la creciente importancia de plataformas digitales para el sector. De hecho, este año TIFF proyectará hasta siete filmes "originales" de Netflix.

En este contexto es en el que en la noche de este jueves se estrenó El rey proscrito, la primera vez en la historia de TIFF que una película de Netflix tiene el honor de abrir la muestra canadiense.

El film, del director David Mackenzie (Comanchería) e interpretado por Chris Pine, Aaron Taylor-Johnson y Florence Pugh, se centra en la vida de Robert the Bruce, Roberto I de Escocia, un noble escocés que en 1297 se rebeló contra el rey Eduardo I de Inglaterra.

Tras años de conflicto en los que combatió a los ingleses con una guerra de guerrillas, Roberto I garantizó la independencia de Escocia tras la batalla de Bannockburn en 1314.

342 películas

El rey proscrito es uno de los 342 filmes que el TIFF proyectará este año, 147 de ellos estrenos mundiales, hasta el día del cierre de la muestra, el 16 de septiembre, con el largometraje Jeremiah Terminator LeRoy, en el que participan las actrices Kristen Stewart y Laura Dern, y que ha sido dirigido por Justin Kelly.

El rey proscrito es uno de los filmes que ya está siendo incluido en la lista de películas que pueden aspirar a nominaciones a los Óscar junto con ROMA, del director mexicano Alfonso Cuarón, y 22 de julio, de Paul Greengrass.

Es de destacar que ROMA, que ha sido rodada en película de 65 milímetros y en blanco y negro, se proyectará en el TIFF siete veces, más del doble de lo habitual en el festival de Toronto, donde las cintas se muestran en dos o tres ocasiones.

Otras películas que suenan para el Óscar son la producción de Hollywood First Man (El primer hombre), con el canadiense Rayn Gosling; Ha nacido una estrella, el debut como director de Bradley Cooper y protagonizada por Lady Gaga, y Windows, del director Steve McQueen, con Viola Davis y Colin Farrell.

Los grandes estrenos de cine que vienen hasta final de año

20MINUTOS.ES

'Ralph rompe internet'

Blockbusters y joyas de bajo presupuesto, cine español palomitero e independiente, adaptaciones y cintas que provienen de los grandes festivales de cine. De aquí a final de año los estrenos será muy variados y para toda clase de gustos.

Siguiendo un orden estrictamente cronológico, llegará antes de acabar agosto el reestreno en España de Moonwalker, la película de Michael Jackson que regresa el día 29 a las salas por el 60º aniversario del Rey del Pop.

El viernes 31, para acabar el mes, se estrenarán la nueva comedia de Daniel Monzón con Luis Tosar y Toni Acosta, Yucatán; la argentina La novia del desierto, una road movie protagonizada por Paulina García; y La gaviota, una adaptación del clásico de Chéjov con un reparto de lujo: Saoirse Ronan, Annette Bening, Elisabeth Moss y Corey Stoll.

Septiembre

El 7 de septiembre el públic podrá opinar finalmente sobre la polémica surgida en torno a la historia de dos gitanas lesbianas de la película Carmen y Lola, ahora que ha sido seleccionada para los European Film Awards. También podrán pasar miedo gracias a La monja, el nuevo spin-off de la saga Expediente Warren, o emocionarse con Las distancias, una película de Elena Trapé protagonizada por Alexandra Jiménez y Miki Esparbé.

El viernes 14 llegará a las salas la esperada incursión del oscarizado cineasta iraní Asghar Farhadi en el cine español con el estreno de Todos los saben, película que inauguró el pasado Festival de Cannes y cuyo reparto está formado por Penélope Cruz, Javier Bardem, Bárbara Lennie, Ricardo Darín, Eduard Fernández e Inma Cuesta. Para los nostálgicos ávidos de acción, se estrenará la nueva versión de Predator, dirigida por Shane Black (Dos tipos buenos, Iron Man 3).

El capitán, desgarradora película ganadora del premio a la mejor fotografía en el Donostia Zinemaldia de 2017, cuenta la historia de un desertor alemán a fines de la Segunda Guerra Mundial que encuentra un uniforme de capitán y se hace pasar por tal; Johnny English: De nuevo en acción, con las aventuras de Rowan Atkinson como el peor espía británico; y Madame Hyde, el nuevo trabajo de Isabelle Huppert, son los estrenos más destacados del 21 de septiembre.

Para acabar el mes, el día 28, llegarán a las salas de cine la nueva cinta de la reputada directora nipona Naomi Kawase, Vision, que protagoniza Juliette Binoche; El reino, un thriller de Rodrigo Sorogoyen con Antonio de la Torre que tratará la corrupción española y que vendrá de competir en San Sebastián; y la última película de Ewan McGregor, Christopher Robin, donde el famoso niño de Winnie the Pooh se ha hecho adulto.

Octubre

El 5 de octubre el director de la oscarizada Ida, Pawel Pawlikowski, estrenará su historia de amor en la Guerra Fría en Cold War, con la que ganó el premio al Mejor Director en Cannes; Vincent Cassel se meterá en la piel del pintor impresionista Gauguin en el film homónimo; el actor Bradley Cooper se estrenará como director con Ha nacido una estrella, un remake protagonizado por él mismo y Lady Gaga; y, para los fans de los cómics se estrenará Venom, con Tom Hardy en la piel del villano simbionte .

El día 11 se estrena la nueva cinta de Damien Chazelle, First Man (El primer hombre). El director de La La Land y Whiplash lleva a la gran pantalla la vida de Neil Armstrong, el astronauta que pisó la Luna, y a quien interpreta Ryan Gosling en un film que inaugurará la Mostra de Venecia y que dará el pistoletazo de salida a la carrera por los premios.

La buena esposa, protagonizada por Glenn Close en el papel de la abnegada esposa de un escritor que acaba de ganar el premio Nobel (Jonathan Pryce), se estrenará el día 19. Junto a ella, el debut en la dirección de un largometraje de Jota Linares, Animales sin collar, con Natalia de Molina, Slender Man, cinta de terror basada en la célebre criatura sin rostro de extremidades alargadas, y Petra, la última película de Jaime Rosales con Bárbara Lennie en el papel principal.

Antes de que se acabe el mes, llegará una de las películas españolas más esperadas, Quién te cantará (viernes 26), la siguiente película de Carlos Vermut tras la unánimemente considerada obra maestra Magical Girl. En esta ocasión, Najwa Nimri interpreta a una cantante famosa que ha perdido la memoria.

Además, Mario Casas protagoniza El fotógrafo de Mauthausen, se reestrenará el clásico de Tim Burton Bitelchús coincidiendo con Halloween y los amantes de Freddie Mercury podrán disfrutar del biopic del vocalista y líder de Queen con su biopic, titulado Bohemian Rhapsody y con Rami Malek (Mr. Robot) como el célebre cantante.

Noviembre

Spike Lee vuelve a atizar a la derecha más conservadora de EE UU con Infiltrado en el KKKlan (2 de noviembre), la historia real de cómo un afroamericano y un judío lograron entrar en la organización racista americana Ku Klux Klan. También a comienzos de mes llegará el nuevo largometraje de Julio Medem, El árbol de la sangre, con Úrsula Corberó y Álvaro Cervantes.

El día 9 se podrá ver Dogman, último trabajo del director Matteo Garrone (Gomorra), premiado en Cannes; La quietud, del cineasta argentino Pablo Trapero, autor de la muiltipremiada El clan; y Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte, que continúa la saga de Lisbeth Salander, a quien da vida Claire Foy.

Los fans de Harry Potter ya se frotan las manos ante el inminente estreno (16 de octubre) de Animales Fantásticos: Los crímenes de Grindelwald, secuela de la precuela de la historia del joven mago que contará cómo Newt Scamander (Eddie Redmayne) y un joven Albus Dumbledore (Jude Law) han de enfrentarse a Grindelwald (Johnny Depp).

El 23 de noviembre, Dani Rovira se enfudará las mallas de Superlópez en el film homónimo que ha dirigido Javier Ruiz Caldera después de llevar con éxito a la pantalla Anacleto: agente secreto. Ese mismo día Jafar Panahi, cineasta iraní que tiene prohibido salir al extranjero a pesar de su enorme éxito de crítica, estrena 3 faces.

Steve McQueen, el responsable de 12 años de esclavitud y Shame, se ha rodeado de Viola Davis, Michelle Rodriguez, Elizabeth Debicki, Carrie Coon, Cynthia Erivo, Liam Neeson, Colin Farrell y Daniel Kaluuya para un thriller de factura impecable: Viudas.

Diciembre

Se ha convertido en meme, su tráiler ha sido de los más vistos en las últimas semanas… Ralph Rompe Internet, secuela de Rompe Ralph, se convertirá a buen seguro en líder indiscutible de la taquilla tras su estreno el 5 de diciembre.

Dos días después llegarán la nueva versión de Robin Hood, dirigida por Otto Bathurst (Peaky Blinders), con el joven arquero interpretado por Taron Egerton (Kingsman: Servicio secreto); y Suspiria, donde Luca Guadagnino, director de la aclamada Call me by your name, estiliza las pesadillas y propone nuevas sensaciones visuales con una película que ya ha dado que hablar únicamente con su tráiler. Está protagonizada por Dakota Johnson, Tilda Swinton, Mia Goth y Chloë Grace Moretz.

El 14 de diciembre, Ricardo Darín aterriza con El amor menos pensado, comedia romántica que inaugurará el Festival de San Sebastián, y Dani Rovira y Michelle Jenner son una expareja en continua trifulca por su mascota en Miamor perdido.

El regreso de Mary Poppins dará algo supercalifragilisticoespialidoso al 21 de diciembre, con esta nueva versión del clásico de Disney. Dirigida por Rob Marshall (Chicago, Memorias de una geisha), está protagonizada por Emily Blunt y Lin-Manuel Miranda. También retornará a la gran pantalla, esta vez detrás de las cámaras, Robert Rodríguez, que adapta un famoso manga en Alita: Ángel de combate, producida por James Cameron. Para los amantes del cine japonés, su mayor exponente, Hirozaku Kore-eda, próximo Premio Donostia, estrena Un asunto de familia, película con la que se hizo con la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

Ya para acabar 2018, el 28 de diciembre los fans de DC podrán sumergirse en las profundidades de Aquaman. Protagonizada por Jason Momoa y Amber Heard, competirá por la taquilla con Bumblebee, el spin-off de Transformers sobre el famoso escarabajo amarillo y cuyo reparto encabeza Hailee Steinfeld. José Luis Cuerda, finalmente, estrenará su secuela coral y futurista de Amanece, que no es poco y que se titulará Tiempo después.

El Festival de San Sebastián solo lleva a cinco mujeres a su Sección Oficial

20MINUTOS.ES / EFE

Anahí Berneri, con su Concha de Plata a la Mejor Dirección en el Festival de San Sebastián 2017.

El Festival de San Sebastián ha anunciado las seis últimas películas que formarán parte de su sección oficial y los cineastas escogidos son Louis Garrel, Liu Jie, Brillante Mendoza, Peter Strickland, Felix Van Groeningen y la ópera prima de la directora Tuva Novotny.

Novotny, actriz reconocida por sus recientes papeles en Aniquilación y Borg/McEnroe, se une con Blind spot a Claire Denis, Icíar Bollaín, Valeria Sarmiento y Naomi Kawase.

Cinco realizadoras frente a 13 directores que igualan la "mejor" marca del certamen en los últimos 10 años, cuando en 2008 también fueron cinco las directoras seleccionadas para la competición —aunque en aquella ocasión solo fueron 15 películas las seleccionadas—. Esto es solo otra prueba del machismo imperante en las secciones oficiales de los grandes festivales europeos (Berlinale, Cannes, la Mostra y el Zinemaldia).

El certamen, que este año dedicará una retrospectiva a la figura de Muriel Box, dado que consideran "esencial" revisar su cine para reivindicar el "importante papel" de las realizadoras, define la cinta de Novotny como "una historia sobre los puntos ciegos de la mente a través de la relación entre una madre y una hija".

Desde el Festival de San Sebastián aseguraron a este periódico: "Durante el festival firmaremos el Charter for Parity and Inclusion in Cinema, Audiovisual and Animation Festivals [ya firmado por Cannes y Locarno, por ejemplo], un movimiento que promueve la igualdad de género en la industria cinematográfica a través de acciones concretas; por ejemplo, trabajamos para elaborar estadísticas que permitan saber cuántas películas vistas por el comité de selección están dirigidas por mujeres o tienen en su equipo a guionistas, montadoras, compositoras, directoras de fotografía o productoras ejecutivas y qué porcentaje de éstas se incluyen en las diferentes secciones".

El resto de nuevos aspirantes a la Concha de Oro donostiarra son L'homme fidèle, de Louis Garrel; Baby, de Liu Jie; Alpha, the Right to Kill, de Brillante Mendoza; In Fabric, de Peter Strickland, y Beautiful Boy, de Felix Van Groeningen.

Estas producciones se suman a los últimos trabajos de Simon Jaquemet, Kim Jee-woon, Benjamín Naishtat, Markus Schleinzer, Juan Vera y los españoles Carlos Vermut, Rodrigo Sorogoyen e Isaki Lacuesta (amén de las directoras antes mencionadas) en la competición por los premios oficiales del festival, cuya 66ª edición se celebrará del 21 al 29 de septiembre.

Las nuevas cintas seleccionadas

El actor y director parisino Louis Garrel estará en San Sebastián con su segundo largometraje como realizador, después de Les deux amis (2015), que fue seleccionado en la Semana de la Crítica de Cannes. Conocido por sus trabajos de actor con Bertolucci, Bonello, Hazanavicius y Honoré, el propio Garrel protagoniza L'homme fidèle, junto a Laetitia Casta y Lily-Rose Depp.

Por su parte, el realizador filipino Brillante Mendoza, conocido por sus filmes a competición en festivales como Cannes, Berlín y Venecia, aspirará por primera vez a los galardones de Donostia con Alpha: The Right to Kill, una cinta en torno a una ofensiva del Gobierno filipino contra las drogas.
El británico Peter Strickland, convertido en autor de culto sólo con tres películas en su haber, la última de las cuales ha sido la más celebrada, The Duke of Burgundy (2014), acude al certamen de San Sebastián con su cuarto largometraje, In Fabric, una ficción que recorre el itinerario de un vestido maldito que pasa de mano en mano.

Beautiful Boy es el primer filme que rueda en inglés el belga Felix Van Groeningen, quien se hizo mundialmente conocido por Alabama Monroe (2013), que fue nominada al Óscar a la mejor película extranjera.

En esta nueva película, Van Groeningen se basa en una historia real de lucha de un padre por sacar a su hijo de las drogas, para lo que ha contado con la interpretación de Steve Carell y Timothée Chamalet.

Por último, el cineasta chino Liu Jie aborda en Baby la historia de una joven de 19 años que quiere salvar a una niña enferma en medio del control de natalidad impuesto por el Gobierno chino.

Lo último de Damien Chazelle, Alfonso Cuarón, Jacques Audiard y Bradley Cooper se exhibirá en el Zinemaldia

EFE

'The Sisters Brothers', la nueva cinta de Jacques Audiard, con Joaquin Phoenix y John C. Reilly.

Los últimos trabajos de directores como Jacques Audiard, Damien Chazelle, Alfonso Cuarón, Mamoru Hosoda, Nadine Labaki, Spike Lee y Jia Zhangke, además de la ópera prima del actor Bradley Cooper como realizador, se exhibirán en el Festival de Cine de San Sebastián dentro de su sección Perlas.

El Zinemaldia ha adelantado este martes, en un comunicado, diez nuevos títulos que se suman a los ya conocidos del apartado Perlak, en el que reúne lo mejor de la cosecha cinematográfica del año y que ha destacado en los mejores festivales del mundo.

Entre las novedades anunciadas figura la nueva película del ganador del Óscar al mejor director el año pasado, Damien Chazelle (La La Land, Whiplash), titulada First Man, encargada de inaugurar el festival de Venecia y protagonizada también por Ryan Gosling, quien encarna a Neil Armstrong, el primer astronauta que pisó la luna.

De Estados Unidos llega asimismo la comedia dramática BlacKkKlansman de Spike Lee, autor de Malcolm X, y que se centra en un policía afroamericano infiltrado en el Ku Klux Klan. Recala en el certamen donostiarra avalada por el Gran Premio del Jurado en Cannes y el Premio del Público en Locarno.

El francés Jacques Audiard, ganador de la Palma de Oro en 2015 con Dheepan y del Gran Premio del Jurado de Cannes con Un profeta en 2009, se pasa al wéstern con The Sisters Brothers, protagonizada por Joaquin Phoenix, John C. Reilly, Jake Gyllenhaal, Riz Ahmed, Rutger Hauer y Carol Kane.

El mexicano Alfonso Cuarón, ganador de un Óscar a la mejor dirección por Gravity y realizador de filmes de gran éxito internacional como Y tu mamá también, trae a San Sebastián Roma, en la que retrata la vida de una empleada doméstica que trabaja en un barrio de clase media de Ciudad de México a principios de la década de los 70.

La sección la clausurará, fuera de concurso, A Star is Born, debut como realizador de Bradley Cooper, quien encarna además a un músico curtido que descubre a una artista en apuros, interpretada por Lady Gaga, de la que se enamora.

La sección Perlas proyectará también Girl, de Lukas Dhont; Ash is Purest White, del reputado director chino Jia Zhangke; Pájaros de verano, del colombiano Ciro Guerra; Mirai, la última maravilla animada de Mamoru Hosoda (Japón); y Capharnaüm, de Nadine Labaki.

El Festival Sziget de Budapest abre su «revolución del amor» con Kendrick Lamar, Dua Lipa y Gorillaz

MARCELO NAGY / EFE

Música, luces y contraluces del festival Sziget, al norte de Budapest (Hungría)

Kendrick Lamar, Dua Lipa, Gorillaz, Lana del Rey y Artic Monkeys son algunas de las estrellas que actuarán hasta el miércoles 15 de agosto en el Festival de la Isla (Sziget) de Budapest, uno de los más internacionales y concurridos de Europa y que este año tiene como lema la "revolución del amor".

El miércoles pasado, Kendrick Lamar, el rapero estadounidense que este año recibió el premio Pulitzer, y la sueca Lykke Li abrieron la edición 26º del festival, que en los próximos días, hasta el 15 de agosto, verá desfilar a Transglobal Underground y Natasha Atlas, las finlandesas de Varttina y otros centenares de grupos, cantantes y artistas más.

El nombre húngaro del festival, Sziget, significa isla y alude a que los programas se organizan en la Isla de los Astilleros del tercer distrito de Budapest, en un paraje rodeado por el Danubio y donde también se puede llegar en barco.

En los diferentes escenarios el público podrá asistir a la actuación de varios artistas de diferentes países de habla hispana, como los argentinos El Juntacadáveres y Plaza Francia Orchestra en músicas de mundo, así como los catalanes de Hora de Joglar.

En el escenario Europa se espera la participación de varios grupos españoles, como La Sra. Tomasa, Beluga y Sexy Zebras, así como también en el espacio de teatro donde, además, y entre otros, se podrán ver producciones de grupos cubanos y uno brasileño.

Un mundo sin miedo

"Love revolution" ("la revolución del amor", en inglés) es el lema de esta edición del festival, con el que los organizadores quieren llamar a la convivencia pacífica y la lucha contra los prejuicios y despertar la conciencia ecológica.

"Es la celebración de que sabemos que juntos somos capaces de lograr que la gente pueda vivir sin violencia y miedo, para que dejemos como herencia una Tierra viable y para que los derechos humanos queden intactos, para que desaparezca la exclusión y los prejuicios en todo el planeta", reza el manifiesto del festival.

El Sziget, que anteriormente ha sido elegido varias veces como el mejor festival por el European Festival Awards, recibió en enero de este año el título a la mejor programación por la edición de 2017.

Conocido por la variedad de programas, que abarcan desde los conciertos hasta el teatro, cine y recitales de música clásica, así como encuentros con escritores, el Sziget también cuenta con una playa que esta vez es más grande que en años anteriores ya que el caudal del Danubio se ha reducido por el calor.

Tamás Kádár, el principal gestor del evento, aseguró a los periodistas que espera que "el número de visitantes supere este año por primera vez los 500.000".

"No podemos competir con los festivales más grandes de Europa y Estados Unidos, pero en algo somos los mejores del mundo. No hay otro festival que sea tan internacional", aseguró Kádár, al mencionar que el 55 por ciento de los visitantes son extranjeros, que llegan de más de 100 países de todos los continentes.

El Sziget se centrará más que en otros años en la protección del medio ambiente, con vasos de plástico de uso múltiple y con medidas como la lucha contra las pajitas, que solo se pondrán en las bebidas si el consumidor lo pide, pero después de escuchar las advertencias sobre los daños que causa el plástico.

Una de las novedades del festival de este año es que los organizadores han instalado un "camping ecológico" para unas 200 personas donde todos los desperdicios se reciclan.

Los últimos 10 años no mienten: los grandes festivales de cine son profundamente machistas

ÁLVARO MACÍAS

  • Analizando la última década de la secciones oficiales de Cannes, Berlín, Venecia y San Sebastián, la media es abrumadora: solo un 13,6 % de las películas presentadas tenían una mujer al frente.
  • La Mostra italiana se lleva la 'Palma': este 2018, de un total de 21 cintas que se podrán ver, únicamente una no está dirigida por un hombre.

Asia Argento, reivindicativa en el Festival de Cannes 2018.

Lanthimos, Greengrass, Guadagnino, Cuarón, Chazelle, Assayas, Audiard, Leigh, Kent, Reygadas, Nemes, los Coen… Todos grandes autores, algunos con varias obras maestras a sus espaldas y cargados de Óscar, Globos de Oro y otros reconocimientos. Además, tienen algo más en común: son los nombres confirmados que competirán con su más reciente película en la Mostra de Venecia de 2018.

Bueno, todos, todos… Entre los nombres arriba expuestos está incluido el de Jennifer Kent, la única mujer no solo de ese listado, sino de los 21 participantes de este año en el certamen italiano. Pero, si no se ha visto The Babadook, su debut en el cine, y se ha prestado atención al nombre detrás del 'Directed by', lo más probable es que se piense que se trata de otro hombre.

Y este machismo festivalero y cinematográfico no se queda ahí: Cannes, la Berlinale o el Zinemaldia tampoco aprueban ningún test de igualdad en sus secciones oficiales. Quizá tenga que ver que los cuatro certámenes han tenido todo este tiempo a hombres al frente.

Analizando los últimos diez años los números acaban por ser apabullantes, dolorosos y tremendamente realistas de la industria: de los 813 largometrajes presentados a los cuatro festivales desde 2008, 749 están dirigidos por hombres y 58 por mujeres, con seis excepciones de películas codirigidas por un hombre y una mujer.

El gráfico resultante certifica una verdad que parece, erróneamente, vernácula de Los Ángeles: no solo Hollywood tiene que cambiar. Es acongojante decir que, de media, el 86,4 % de estas películas tenían un hombre tras las cámaras y un 13,6 % a mujeres, independientemente de la calidad dichos filmes. A la hora de anunciar tu sección oficial, el nombre de un hombre llena más la boca que la trayectoria de una mujer.

Mucha excusa y poca crítica

Con toda seguridad, el grave problema reside en la poca oportunidad que se les da a las creadoras desde los puestos de producción. De acuerdo. Pero esto no es óbice: los festivales deberían hacerse mirar por qué, en ningún caso, ha habido un número parejo, siendo el caso "menos flagrante" el Zinemaldia de 2008, donde de 15 cintas a competición, hubo una película dirigida por una mujer por cada dos de un hombre.

Desde el mismo San Sebastián, que quien más se está moviendo en esto, nos remiten sin embargo la siguiente excusa: "El Festival no selecciona en función del género, escoge las que a juicio del comité de selección del Festival son las mejores películas, independientemente de si las dirige un hombre o una mujer". Algo parecido dijeron desde Venecia.

En estos casos no se puede avanzar a ráfagas, como en el pollito inglés, y quedarse quieto otro año. Hay que ser más incisivo en la autocrítica, remitirse a una paradoja básica: ¿es justo perpetuar una injusticia en base a lo que en teoría, pero no en la práctica, es justo? O de una forma más concreta: ¿es lógico no mirar el género cuando así se está prolongando una desigualdad?

Si en una industria machista, como la cinematográfica, donde según el último estudio de CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales) las mujeres ocupan solo un 26 % de los cargos, no se toman medidas concretas en favor de ellas, ¿qué clase de justicia se está impartiendo? ¿Por qué acaba siendo la justicia la palabra con mayor impunidad?

Y la crítica de falta de grandes directoras solo se puede sostener si no se ha visto cine de Paula Ortiz, Mia Hansen-Love, Agnès Varda, Carla Simón, Naomi Kawase, Maren Ade, Jane Campion, Nely Reguera, Lone Scherfig, Lynne Ramsay o Lucrecia Martel. Por poner ejemplos a bote pronto. Si no hay más no es por carencia de calidad, sino por miedo a la fractura en el pedestal.

El Festival de Venecia ha ido a peor

La Mostra de Venecia se presenta este año exactamente como en el 2008: 21 películas, 20 directores, una directora. También en 2017 tuvo ese baremo, salvo que en esa ocasión, si es que existe cierta salvación, tuvo su única presidenta del jurado en el período analizado: Annette Bening. Un logro, visto lo visto. O teniendo en cuenta la composición del mismo en 2010, presidido por Tarantino, y con una única mujer, la actriz lituana Ingeborga Dapkūnaitė.

El Jurado de la Sección Oficial de la Mostra de Venecia 2010.

223 películas han sido las presentadas a concurso en la sección oficial desde aquel 2008 y 196 fueron realizadas por hombres y 24 por mujeres, así como tres codirigidas: Spira Mirabilis, de Massimo D'Anolfi y Martina Parent, en 2016; La quinta estación, en 2012, de Peter Brosens y Jessica Woodwort; y Pollo con ciruelas, un año antes, hecha por Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud.

Solo Sofia Coppola, en 2010, con Somewhere, ganó el León de Oro. El resto de años, ni el gran premio ni el León de Plata a la dirección recayeron en manos de mujer. Tampoco sorprende, dadas las posibilidades.

Desde que el crítico de cine Alberto Barbera cogiera las riendas del festival en 2011 (su primera edición fue la del año posterior), sustituyendo a Marco Müller, Venecia apuesta por nombres masculinos, sin excepción.

Con Müller, en 2009, fueron 25 películas, cuatro directoras; en 2010, 13 largometrajes, tres realizadoras; y en 2011, con 23 cintas en la sección oficial, el certamen alcanzó su cota más alta: cuatro mujeres cineastas y otra de las cintas codirigida por una mujer.

Con la llegada de Barbera, en 2012, Rama Burshtein, Francesca Comencini, Valeria Sarmiento y la citada Woodwoort (junto a Peter Brosens) compitieron sin suerte frente a 13 hombres.

Luego, en barrena. Las ediciones de 2013, 2014 y 2015 tuvieron a dos mujeres en competición; la de 2016, una única competidora y Spira Mirabilis. 2017 y 2018, a Vivian Qu y a la citada Jennifer Kent, respectiva y únicamente.

En la edición de 2018, por si fuera, poco, en ninguna otra sección hay un número mínimamente parejo. El Festival de Venecia es machista. El año pasado, cuando The Hollywood Reporter le preguntó a Barbera por qué había solo una mujer a competición, este aseguró: "No creo que sea culpa nuestra. No me gusta pensar en términos de cuota cuando se hace un proceso de selección. Siento que haya muy pocas películas de mujeres este año, pero no somos productores".

Y esa fue su gran excusa, como el Zinemaldia: no miran el género. Y este año Barbera pondrá la misma. Y ninguna acción que haga pensar en un mínimo cambio. No mirar el género puede ser válido si hubiera igualdad en la industria. No la hay. Así que llevar dos años seguidos a una sola realizadora a competición tiene un nombre: mirar para otro lado.

Cannes quiere salvarse

A pesar del lavado de cara que se ha hecho el Festival de Cannes en la edición de 2018 —y que ojalá vaya a más, como expresó en mayo su director, Thierry Frémaux, al declarar que quieren "mantener el ritmo con un mundo que está cambiando"—, que esto no lleve a engaños: el certamen francés ha hecho muy poco por la igualdad, no ya en su historia previa (solo El Piano, dirigida por Jane Campion, obtuvo la Palma de Oro en 1994, ex aequo a Adiós a mi concubina) sino en los últimos diez años.

En este tiempo nunca ha premiado a una película dirigida por una mujer, pero sí a Sofía Coppola, que el año pasado ganó el galardón a mejor directora. Y ya. No hay otra 'Palma' levantada por una mujer vencedora en película o realización. Si se quiere contar algo, Cate Blanchett, en 2018, la propia Jane Campion, en 2014, e Isabelle Huppert, en 2009, han sido las únicas presidentas del jurado.

Jurado del Festival de Cannes 2018

Pero que ninguna mujer ganara era algo poco probable en 2010 y 2012, años en los que las realizadoras a competición fueron cero. De 18 y 22 filmes en la sección oficial, respectivamente.

El porcentaje es incluso peor que el de Venecia: de las 224 películas en esta década, 200 (el 89,28 %) estuvieron dirigidas por hombres ilustres como Godard, Haneke, Wes Anderson, Sorrentino o Villeneuve; y 23 (el 10, 27 %) por Andrea Arnold, Isabel Coixet y un etcétera cortísimo. La restante, Línea de pase, fue obra de Daniela Thomas y Walter Salles.

En 2014, Aguas tranquilas y El país de las maravillas intentaron alzarse con la Palma de Oro. Una de las 17 restantes se la llevó. En 2013, apenas tuvo posibilidades Valeria Bruni Tedeschi contra 19 directores.

Desde 2015, el Festival de Cannes lleva, probablemente sin percatarse, a tres mujeres realizadoras, con independencia del número de cintas a competición. Este año, el movimiento #MeToo tomó la alfombra roja y enarboló los mejores discursos, como el de Asia Argento contra los abusos que había realizado años atrás Harvey Weinstein en el marco del festival.

"El cine siempre ha estado en las manos de los hombres", dijo Frémaux en abril. "Habrá más y más (cineastas femeninas) en el futuro". Pero todas estas consignas y boutades se quedarán en nada si el año que viene se repite la jugada en La Croisette, que quiere, sí, pero sobre todo debe cambiar.

Berlín y San Sebastián, propósito de enmienda

Los casos de la Berlinale y del Donostia Zinemaldia es el de dos festivales que, en principio, están entendiendo los errores pretéritos.

Ambos certámenes coinciden, sin embargo, en pésimos porcentajes en su sección oficial: solo el 16,67 % de películas fueron dirigidas por mujeres. Hay que añadir El caballo de Turín, de Ágnes Hranitzky y Béla Tarr, en el festival alemán de 2011, y Elisa K, de Judith Colell y Jordi Cadena, en la edición de un año antes en la capital guipuzcoana. Como curiosidad, sendos largometrajes levantaron el Gran Premio del Jurado.

No es el único paralelismo entre el Palast berlinés y el Kursaal donostiarra, aunque con la diferencia de que el festival de este año en San Sebastián no está cerrado, lo que puede darle ventaja si de aquí a su comienzo los anuncios son más igualitarios.

Además, el director de la Berlinale, Dieter Kosslick, que lleva 16 años en el cargo, ya ha anunciado que renuncia a su puesto para 2019, pues hubo una carta abierta suscrita por varios realizadores y realizadoras del país teutón que pedía una renovación completa de las estructuras del festival

En la última década, ha sido tres las presidentas del jurado en los últimos diez años y tres las mujeres que han subido a recoger alguno de los dos grandes premios tanto en San Sebastián como en el Festival de Berlín, que esta edición, como la anterior, llevó a cuatro realizadoras.

La diferencia estriba en que esos premios se han concedido en 2009, 2017 y 2018 en Berlín (Claudia Llosa, Ildikó Enyedi y Adina Pintilie, respectivamente) y en 2008, 2013 y mejor directora en 2017 (Yeşim Ustaoğlu, Mariana Rondón y Anahí Berneri) en Donosti, a la espera de lo que ocurra este año.

Anahí Berneri, con su Concha de Plata a la Mejor Dirección en el Festival de San Sebastián 2017.

Por ahora, el Zinemaldia lleva siete directores y cuatro directoras confirmadas, igual que el año pasado, por lo que tiene a tiro superar las cinco mujeres que compitieron en 2008, dado que le faltan películas por confirmar en su sección oficial.

Desde el festival guipuzcoano han hecho saber este año en un comunicado oficial que su restrospectiva girará en torno a la figura de Muriel Box, dado que consideran "esencial" revisar su cine para reivindicar el "importante papel" de las realizadoras.

En 2016, por primera vez en su historia, un filme dirigido por una mujer inauguró el certamen. Además, han cambiado el nombre de la sección [email protected] [email protected] a New Directors pues el anterior se acababa nombrando con el genérico masculino.

Por último, quemarán sus naves: "Durante el festival firmaremos el Charter for Parity and Inclusion in Cinema, Audiovisual and Animation Festivals [ya firmado por Cannes y Locarno, por ejemplo], un movimiento que promueve la igualdad de género en la industria cinematográfica a través de acciones concretas; por ejemplo, trabajamos para elaborar estadísticas que permitan saber cuántas películas vistas por el comité de selección están dirigidas por mujeres o tienen en su equipo a guionistas, montadoras, compositoras, directoras de fotografía o productoras ejecutivas y qué porcentaje de éstas se incluyen en las diferentes secciones".

Los pequeños detalles son los que otorgan identidad a un rostro. En Berlín y San Sebastián saben que necesitan mucho cincel para alcanzar lo que han encaminado y que lastran como algo muerto, antiguo y huero las cifras del pasado. Porque si no cambian esas cifras, seguirán como hasta ahora siendo una reunión de directores. Y el nombre 'festival de cine' les vendrá largo.

David Guetta y Carl Cox, los reclamos del Medusa Festival para llegar a los 300.000

EFE

  • Los 'meduseros' empezarán a llegar a Cullera (Valencia) este miércoles.
  • Se trata del primer concierto en España de Guetta tras su cancelación en Santander y la posterior problemática.

Medusa Sunbeach Festival

La quinta edición del Medusa Festival arranca el próximo miércoles en la playa de Cullera (Valencia) con una sugerente programación de música dance y techno, con David Guetta y Carl Cox como principales cabezas de cartel, y con el objetivo de alcanzar los 300.000 asistentes en cinco días.

El Medusa Sunbeach, pese a su corta trayectoria, se ha convertido ya en una cita ineludible dentro de los festivales de música que se celebran tanto en la Comunitat Valenciana como en otros puntos de España, han indicado fuentes de la organización.

Invaders es el lema del macro-escenario principal, con unas dimensiones de 30 metros de altura y 100 de ancho, en el que se reproducen naves espaciales y edificios emblemáticos de todo el mundo, como el Empire State, el edificio Crysler o el puente de San Francisco.

El recinto cuenta con otros dos escenarios: uno de ellos es Resonance, de 500 metros cuadrados y con pantallas led, en el que la música techno sonará sin descanso. El tercer escenario estará dedicado a la música remember. Como novedad, este año se ha incluido también un Beach club exclusivo.

El presupuesto de estos escenarios, que en cada edición se han convertido en la imagen más impactante del festival, es de casi dos millones de euros, han indicado las fuentes.

Entre las actuaciones más esperadas de este año se encuentran las de David Guetta y Carl Cox, dos artistas que lo han logrado todo en la música dance y techno, y que son la apuesta de la organización para contentar a las decenas de miles de meduseros que llevaban años pidiendo la actuación de estos artistas.

En el caso de Guetta, se trata de su primer concierto en España después de la cancelación de su show en Santander y los graves y posteriores problemas entre organización y artista, donde ambos se acusan de mentiras mutuas.

Un lleno absoluto

La organización del Medusa, que ha elevado su previsión de asistencia para esta edición hasta los 300.000 asistentes en cinco días, también se muestra optimista con los datos de impacto económico, que el año pasado alcanzó los 22 millones de euros y generó un empleo directo de más de mil personas y otras tantas de forma indirecta con proveedores y subcontratas.

"Hace meses que ya no quedan plazas hoteleras en la ciudad de Cullera y alrededores, el lleno es absoluto y las expectativas en la ciudad son enormes por el impacto económico que genera el festival", ha afirmado el portavoz, Andreu Piqueras.

Como principales actuaciones del festival hay que citar las de Marshmello (20.00 horas) y Alesso (1.30 horas) en la noche del viernes al sábado; las de Deadmau5 (20.00 horas) y Carl Cox (00.00) en la noche del sábado al domingo; y la de David Guetta (21.30 horas) como broche final en la noche del domingo.

Otras actuaciones esperadas son las de W&W, máximos representantes del Big Room; y el espectáculo de Elrow, que congrega a los artistas más representativos de la música techno.

, aunque la mayor afluencia se espera a partir del 10 de agosto, que es cuando empiezan las actuaciones musicales.

Sonorama comienza una nueva edición con Bunbury, Liam Gallagher e Izal

M. T.

Liam Gallagher

Tras un 20º aniversario que dejó muchas sorpresas y versiones, el Sonorama Ribera continúa perfilándose como una de las citas indispensables para los amantes de la música nacional y la variedad internacional en pleno verano.

Con todos los abonos agotados, el festival arranca este miércoles su 21ª edición, que se alargará hasta el domingo 12 con novedades y artistas en su cartel como Bunbury, Liam Gallagher e Izal.

La fiesta en Aranda de Duero llegará al caer la noche. A las 21.00 h, Disco Las Palmeras! estrenarán este año el escenario Desperados, a quienes seguirán Triángulo Inverso, Correos y Kid Simius, encargados de bajar el telón antes del tradicional concurso de disfraces. La noche es joven, y los altavoces seguirán a todo trapo desde la 1.00 h en la Plaza de la Sal.

La música inundará Aranda el jueves en los dos escenarios estrella de la localidad: la Plaza del Trigo, protagonista de las mañanas que recibirá a mediodía los directos de Desvariados y Jacobo Serra; y la Plaza de La Sal, por la que pasarán, entre otros, The Morgans y Paco Clavel.

Por su parte, los DJs encontrarán refugio en la Plaza del Rollo, con nombres como Roses e Intronauta. Y para combatir el calor acuciante, She's a Star no faltará a su cita diaria a las 15.00 h, hasta el sábado incluido.

La tarde dará paso a las 18.00 h a Tulsa y Kiko Sumillera, que prepararán a los asistentes para el espectáculo de Diego El Cigala. El cantaor interpretará su emblemático Lágrimas Negras, dico grabado hace 15 años con el pianista cubano Bebo Valdés. En esta ocasión, El Cigala estará acompañado por Chucho Valdés, hijo de Bebo.

La pasión flamenca del cantaor cederá el protagonismo a la potencia de Bunbury, quien presentará los temas de su Expectativas (2017) y los alternará con los éxitos de su etapa como voz de Héroes del Silencio.

Rozalén, La Pegatina, Soleá Morente & Napoleón Solo, Mikel Erentxun, Elefantes, Lagartija Nick, Egon Soda, Amatria y Eme DJ serán algunos de los nombres que clausuren la primera gran jornada de esta edición.

'Brit-pop' e internacionales antes del fin de semana

El viernes, Tomasito, Miss Bolivia, Nat Simons, Rubén del Pozo & Lichis y Digital 21 desfilarán por los tres escenarios dirunos en el corazón de Aranda de Duero.

Por la tarde, Rayden, el Antigua y barbuda (2017) de Ángel Stanich y L. A. pondrán el toque nacional a la jornada internacional de esta edición, por la que desfilarán Milky Chance, Nada Surf y la joya de la corona de este Sonorama: el siempre incorregible Liam Gallagher.

El británico, quien ya actuó hace unas semanas en España dentro del cartel del FIB, aterriza en Aranda con As You Were (2017), su primer trabajo en solitario. La mitad de Oasis también promete cantar himnos del brit-pop como Wonderwall, Live Forever y Don't Loock Back In Anger.

Despedida a lo grande

No hay descanso que valga en el Sonorama. Haciendo gala de su amplia variedad, la mañana del sábado tendrá como protagonistas a Gotelé, la aparente dulzura de La Bien Querida, la perrería de Carolina Durante y la fusión urbana de Nathy Peluso.

Dejando tiempo para una breve siesta, el escenario principal lo abrirá Mi Capitán, que cederán el micrófono a Sidecars para disfrutar de los cabezas de cartel del día: Izal. Maga, Cosmen Adelaida, Xoel López, Arizona Baby, Los Punsetes y Josele Santiago continuarán poniendo banda sonora.

Pasada la medianoche, Dorian repartirán Justicia Universal (2018) por su accidentado paso por la edición anterior, en la que finalmente no pudieron tocar por fallos técnicos en mitad del concierto. Ya bien entrada la noche, Hot Chip DJ y Nancys Rubias se presentan como excelentes alternativas para las dos horas de pinchada de Rock Nights.

El Sonorama no se olvida de quienes no tienen que regresar el lunes a la oficina y pueden disfrutar de un día más en Burgos. El domingo estará protagonizado por Poolshake, Yogures de Coco, Carmen Costa, Anaut y dos sorpresas consecutivas a las 21 y las 22 h.

A medianoche, Sexy Zebras mantendrán despiertos al público con su insurrecta energía, como una previa perfecta a la clausura de esta edición, que clausurarán We Are Not Djs en la Plaza La Sal a la 1.00 h.

Humor, familias y punto violeta

En esta 21ª edición, el Sonorama estrena un nuevo espacio dedicado en exclusiva al humor. El escenario Humor con Negrita recibirá las actuaciones de Enrique San Francisco, El Niño de la Hipoteca, Raquel Sastre, Pantomima Full, Loulogio y Venga Monjas, entre muchos otros profesionales que arrancarán las carcajadas de los asistentes.

Además, el festival se suma este año a la instalación de los puntos violetas en los festivales. Estos puntos de información y atención ante posibles agresiones sexuales se situarán en el festival y el cámping.

Las familias también podrán disfrutar del evento, con una programación especial en la que se incluyen magia, conciertos, talleres y juegos tradicionales. Las entradas para los más pequeños se ofertan por solo 1 euro.

Muchas novedades para un festival que demuestra sus ansias de renovación y adaptación a los nuevos tiempos sin perder su esencia y apostando por el valor de la música nacional.

Comienzan los conciertos en el Arenal Sound tras dos días de fiesta y playa

ROSABEL TAVERA / EFE / 20MINUTOS.ES

Arenal Sound

El Arenal Sound inicia este jueves su programación de conciertos, tras dos días de fiestas con pinchadiscos en la piscina y en las zonas de acampada, con un menú musical que trae hasta Burriana (Castellón) a los DJ Dimitri Vegas & Like Mike y bandas como Crystal Fighters, Steve Aoki, James Blunt y Azealia Banks.

Con la playa de Burriana a rebosar de sounders ávidos de fiesta, el Arenal Sound abre al completo su recinto después de las dos sesiones que han llenado de sonidos electrónicos el Inside Pool Stage (escenario de la piscina), los cuales se han prolongado desde las 12 h hasta las 21 h en las jornadas de martes y miércoles.

Los jóvenes se preparan para acudir al recinto, que abrirá sus puertas a partir de las 19 h con el comienzo de las actuaciones.

El escenario principal acogerá las actuaciones de la cantautora y compositora española Rozalén, la fiesta folk de La M.O.D.A. y la joven banda británica de pop-rock The Vamps, entre muchas otras.

Los sonidos electrónicos recogerán el testigo ya entrada la madrugada con el DJ y productor belga Lost Frecuencies, quien calentará motores para recibir a uno de los mayores alicientes del Arenal Sound, la pareja de DJs Dimitri Vegas & Like Mike, quienes ocupan el segundo puesto en la clasificación de mejores Djs del mundo de la revista DJ Mag.

En el segundo recinto actuará en esta primera jornada el cantautor español El Kanka, seguido por el cantante de reggae-rap sevillano Beret, el pop electrónico e inteligente de La Casa Azul, el grupo sueco de música electrónica The Sounds of Arrows y los sonidos elecrónicos de The Tripletz y Les Castizos.

Mientras, en la zona de la playa, actuarán el grupo de rap con banda Frida, el artista de trap español Kidd Keo, el cantante y compositor murciano Muerdo, la electrónica pop de Delaporte, el cantante, actor escritor y fenómeno de Youtube Jedet, la también youtuber Laura Put y la música electrónica de Subsock & Evangelos.

Maná tendrá nuevo álbum en 2019, que presentará en una gira internacional

EFE

  • Los mexicanos planean girar durante más de dos años con su próximo trabajo.
  • Su batería cree que España "no tiene mucho conocimiento sobre tequila".

Maná

Maná, la banda latina más exitosa de todos los tiempos, ha anunciado que, entre finales de este año y principios del que viene, sacará el nuevo álbum que preparan y que luego presentarán en una gira internacional de más de dos años.

Alex El Animal González, el batería de 49 años de la banda mexicana creada en 1986 en Guadalajara (México), ha hecho este anuncio poco antes de subir al escenario del Festival de Cap Roig (promovido por la Fundación Bancaria la Caixa), lugar que ha definido como "hermosísimo", satisfecho de "poder estar en ese entorno de vegetación y el mar".

"Tenemos varios proyectos en línea", ha asegurado González, que ha especificado que, aunque aún deben acabar de concretar sus planes, "la idea es acabar esta gira de España, dos fechas en Perú y dos en Bolivia, regresamos a casa a Guadalajara".

"Que va a haber un nuevo proyecto para finales de año o principios del año que viene eso ya es un hecho", ha avanzado el batería, que ha añadido que quieren embarcarse "en una gira internacional larga, de dos años o dos años y medio".

Maná, que siempre ha actuado en grandes escenarios en Barcelona, es la primera vez que lo hace en un circuito de festivales en España y "va a ser uno de los conciertos más íntimos o digamos más chicos, dos mil personas es mucha gente, pero venimos de estar tocando en lugares muchísimo más grandes".

Aunque, ha recordado, empezaron tocando en bares con medio centenar de personas, "poder dar este cambio de tamaño escenario es alucinante, poder tener la gente tan cerca, no dudo que va a ser una gran noche, vamos a tocar igual como si tocáramos en un gran estadio, dando el cien por cien siempre".

"La música latina siempre ha existido y seguirá existiendo"

En cuanto a la penetración de estilos como electrolatino o reguetón en mercados musicales como Estados Unidos, donde antes siempre predominaba el inglés, cree que "hay música que es cíclica y hay estilos que también son cíclicos, aquí lo importante es que la música latina siempre ha existido y va a seguir existiendo".

Según él, lo alucinante es ver de qué forma se están haciendo estas músicas, y ha recordado que Celia Cruz "cantaba salsa y cantaba en Japón igual que en Rusia, funciona cuando hay buenas canciones, buen rollo y buena producción".

"Independientemente de la fusión, el reguetón es una música que siempre ha existido, pero la gente creyó en esta música y lo ha venido empujando y están saliendo cosas muy interesantes, como vendrán otras cosas, lo malo es cuando una cosa se pone de moda y se empiezan a ignorar otros estilos de música que se están haciendo en español, independientemente del género", ha explicado el músico.

Álex González, que tiene en marcha el proyecto de comercializar su propio tequila, Mala vida, ha mantenido que España es un país que "no tiene mucho conocimiento sobre el tequila" y, tras hacer catas en Barcelona y Madrid, ha enseñado como se toma, "despacito, poco a poco, en la nevera o con cubitos, como si enfriaras vino blanco".

En esta línea, ha recordado que esta bebida típica de México "no se hace tan fácil como la cerveza, el vodka o el vino", se trata de un proceso muy artesanal.

El tequila se obtiene del agave, una planta que dura entre siete y nueve años y no se puede reaprovechar, debe volver a plantarse una nueva planta que tarda esos mimos años.

"Siempre me ha encantado el tequila y quise aportar algo de mi estado de Jalisco y traer algo de gran calidad y artesanal para otros mercados y compartirlo con la gente para que sepa disfrutarlo", ha mantenido el carismático batería.

Los mejores conciertos de agosto

20MINUTOS.ES

'Loco por cantar'

El verano no es solo una época para disfrutar en la que disfrutar de la playa y la piscina para evadir el acuciente calor. En época estival, son muchos quienes deciden disfrutar de la oferta musical, festivales y giras especiales de sus artistas favoritos.

Este agosto, el calendario de espectáculos viene lleno de regresos, nuevos discos y giras sorpresa.

Uno de los festivales insignia del verano es el Starlite Marbella, que albergará las actuaciones de Sara Baras, Texas, Taburete, Estopa, Miguel Ríos, Rosalía y Rozalén y Melendi, entre muchos otros. Un cartel de lujo y lleno de diversidad, perfecto para todos los gustos.

En este mismo espacio tendrá lugar la última oportunidad de ver a Steven Tyler, líder de Aerosmith, quien tocará temas de su último trabajo intercaladas con grandes éxitos de su paso por la mítica formación.

De gira estará todo el verano Pablo Alborán, quien lleva desde mayo recorriendo la penísula y no piensa parar hasta diciembre, donde ofrecerá un concierto de clausura en Madrid. Su gira Prometo le llevará a tocar en agosto, tras dos meses de parón, por Palma de Mallorca, Tarragona, Cádiz, Alicante y Mérida.

Mis paisajes interiores es el último trabajo de Marwan y el tour con el que el escritor y músico recalará en San Vicente (O Grove, Galicia) el día 2.

Siguiendo con los festivales que se expanden durante todo el mes, el Festival Internacional de Música de Cambrils trae en su programación a artistas de la talla de Jorge Drexler (día 2), Miguel Poveda, Sweet California y La Pegatina.

Adora los escenarios casi tanto como estos le adoran a él. Raphael pasará por las Fiestas de Vigo el día 2 de agosto, por A Coruña, Cádiz, Huelva y Almería como parte de su gira Loco por cantar. Este tour le llevará, además, por gran parte de América.

La capital española recibirá a Los Brincos, el grupo que cambió el concepto de música flamenca y folclórica en España actuará en la Sala Galileo Galilei el viernes día 3.

Uno de los artitas internacionales estrella que actuará en España este agosto será James Blunt. El británico lo hará dentro de la programación del Starlite Marbella el día 3 con su gira The Afterlove Tour.

Fuerza y mucha maestría es lo que desmuestra David Bisbal cada vez que se sube a un escenario. Hará lo propio el 4 de agosto dentro del Festival Internacional de Música de Cambrils.

Mediterráneo Da Capo es el tour con el que Joan Manuel Serrat homenajea a su tierra y regresa a escena en una gira donde revisita su disco Mediterráneo (1971). En agosto, este pasará por Torrevieja, Tarragona, el Festival Porta Ferrada, el Starlite Marbella y Jerez.

Sinfónico une la garra de José Mercé con la elegancia de una orquesta sinfónica. Este último trabajo es con el que Mercé gira por España en Valencia, Murcia y Jerez.

El cantante Pablo López continúa con el Tour Santa Libertad presentando su Camino, fuego y libertad, recalando en agosto en Huesca, Cádiz y Marbella.

Los más nostálgicos por un pasado en el que el rey de la fiesta era el dance podrán disfrutar de DJ Nano en Guadarrama el día 4 de agosto a partir de las 3.30 h.

Con dos conciertos este mes, Diego El Cigala pasará por Sitges y el Festival Sonorama en Burgos, donde repasará su disco Lágrimas negras.

El colombiano Juanes, ganador de más de una veintena de Grammys, visitará España con su álbum Mis planes son amarte, pasando por Valencia y Vigo.

Pasando a artistas nacionales, Sergio Dalma actuará en Tarragona el día 9; mientras que Sole Giménez, una de las voces más delicadas de la escena musical, hará lo propio el 11 de agosto en Castilla-La Mancha.

La elegancia al piano de James Rhodes podrá escucharse el mismo día, el 11, en el Festival Porta Ferrada 2018. Y también maestro musical, Ara Malikian pasará por Mallorca, Cantabria, Badajoz, Tarragona, Girona, Cantabria, Ávila, Cádiz y Zaragoza.

Agosto recibirá con los brazos abiertos las giras de Enrique Bunbury, Luz Casal, Gente de Zona, Loquillo y Kiko Veneno.

Además, Ricky Martin pasará por Tarragona, Girona, Benidorm, Almería, Donostia y Cádiz.

Efecto inmediato es el regreso de Nacha Pop, banda mítica de la historia de la música española que, lejos de abandonar la formación desde el fallecimiento de su cantante Antonio Vega, han continuado en la carretera. El martes 14 de agoto actuarán en la Sala Kay en Guadarrama (Madrid).

Y, por último, continuando con la nostalgia ochentera y noventera del rock español, Seguridad Social recalarán en la misma sala el día 25.

Netflix estrenará seis filmes en la Mostra de Venecia, con cuatro en competición

20MINUTOS.ES

'La balada de Buster Scruggs'

La Mostra de Venecia es uno de los festivales que mejor se están adaptando a la realidad actual del sector audiovisual, aceptando que hay nuevos actores en juego que no quieren quedarse fuera de los principales festivales.

En el caso de Netflix, su participación en Cannes generó ríos de tinta y llevó a la organización a decidir que solo entrarán en competición películas que se estrenen también en salas de cine. La respuesta de la plataforma fue no llevar sus producciones al festival.

Bien distinto será el próximo festival de Venecia, que se celebrará en la ciudad de los canales del 29 de agosto al 8 de septiembre. Entre las 21 películas que competirán por el León de Oro, habrá varias producciones propias de Netflix.

En total, seis filmes contando con cinco películas originales y un documental. A competición entrarán: 22 de julio, de Paul Greengrass, sobre los atentados de 2011 en Noruega; ROMA, de Alfonso Cuarón, centrada en una familia matriarcal mexicana de clase media en los 70; En mi propia piel, que repasa el polémico caso judicial de Stefano Cucchi en Italia; y el wéstern de los hermanos Coen La balada de Buster Scruggs.

Ya fuera de competición se verán Al otro lado del viento, obra incompleta de Orson Welles; y Me amarán cuando esté muerto, de Morgan Neville, documental que precisamente repasa los últimos 15 años en la vida del creador de Ciudadano Kane.

Cinco de ellas harán su estreno mundial en la Mostra (para la sexta, Al otro lado del viento, será la première europea) y con opciones reales de llevarse a casa algún premio. Además, todos estos títulos tendrán su posterior estreno en la plataforma Netflix a lo largo de 2018.

Carlos Vermut, Isaki Lacuesta, Icíar Bollaín y Rodrigo Sorogoyen competirán por la Concha de Oro en San Sebastián

EFE

Festival de cine de San Sebastián

El Festival de Cine de San Sebastián, que este año celebra su 66ª edición entre los días 21 y 30 de septiembre, ha presentado este viernes las cuatro películas españolas que competirán por la Concha de Oro: las nuevas producciones de Carlos Vermut, Isaki Lacuesta, Icíar Bollaín y Rodrigo Sorogoyen.

Aunque todos ellos son viejos conocidos del festival, sólo dos de ellos han ganado con anterioridad el máximo galardón del certamen de cine internacional más prestigioso de España; Vermut, en 2014, con Magical Girl, y Lacuesta, por dos veces, en 2009 con Los condenados, y en 2011 por Los pasos perdidos.

Rodrigo Sorogoyen lleva a competición su nuevo largometraje, El reino, basado en los comportamientos de un político corrupto al que da vida Antonio de la Torre, mientras Carlos Vermut presenta su tercer largometraje, Quién te cantará, sobre la vida de una diva de la canción que queda amnésica tras un accidente.

Vermut reconoce el vértigo de regresar al Zinemaldia, tras el éxito logrado con Magical Girl, aunque enseguida apunta que él no es un cineasta de carrera, que hace cine según lo necesita y que no se rige por principios comerciales.

Por su parte, Isaki Lacuesta compite ahora con Entre dos aguas, continuación del documental La leyenda del tiempo, con el reencuentro, doce años después, de los hermanos gitanos Isra y Cheíto, tras pasar por la cárcel.

Icíar Bollaín, que regresa después de diez años a por la Concha de Oro, presentará a concurso Yuli, un biopic sobre la vida del primer bailarín negro en interpretar papeles de blanco, Carlos Acosta, que se interpreta a sí mismo.

Otro amigo histórico del festival, José Luis Cuerda, ganador de la Concha de Oro en 1987 por El bosque animado, ha elegido San Sebastián para estrenar Tiempo después, secuela de la mítica Amanece, que no es poco, que se podrá ver en la sección Proyecciones Especiales.

El realizador, de 71 años, ha hecho una película de las que "hace tiempo que no se ven", en cuanto a decorados, arte o fotografía, y ha recuperado escenarios naturales como localizaciones de Toledo, o "la Corona de Espinas", en Madrid, según ha explicado uno de los productores de la cinta, Arturo Valls, que también actúa.

España multicultural en el resto de secciones

El acto, que comenzó con un recuerdo emocionado a la recientemente fallecida presidenta de honor de la Academia de Cine, Yvonne Blake, se ha celebrado en Madrid en presencia del director, José Luis Rebordinos, y la directora general del Instituto de la cinematografía y de las artes audiovisuales (ICAA), Beatriz Navas, entre otras personalidades del mundo del cine.

El director ha reconocido que ha sido un año "complicado" para la selección de películas, con una gran oferta, aunque no se deben esperar grandes cambios en lo formal –"sabemos que la fórmula nos funciona", ha dicho Rebordinos-, de modo que cambiarán solo las propuestas cinematográficas.

De la mano de Enrique Urbizu y Jorge Dorado el festival retoma, por segundo año consecutivo, las series de televisión. Esta vez con la producción de Movistar Gigantes, seis capítulos hilvanados por el personaje de José Coronado, que "nos va a sorprender aún más que su famoso Santos Trinidad", protagonista de No habrá paz para los malvados (2011), nominada en Donostia y ganadora de seis Goyas.

Además, la sección Nuevos Directores contará con Apuntes para una película de atracos, de León Simiani, segundo filme tras Mapas; la cinta coral Oreina, de Koldo Almandoz; Viaje al cuarto de una madre, primer largometraje de Celia Rico Clavellino, con Lola Dueñas y Anna Castillo; y Para la guerra, de Francisco Marise, producida por el triple galardonado en el Zinemaldia Javier Rebollo.

Además, el vasco Telmo Esnal presenta el musical Dantza, un canto poético a la tradición, a la tierra, a las gentes, mitos y costumbres del País Vasco.

En Zabaltegi, donde compiten las cintas de contenido más alternativo, se presentan Belmonte, de Federico Veiroj; Trote, de Xacio Baño, una coproducción hispano lituana; Teatro de guerra, de Lola Arias, sobre los veteranos de la Guerra de las Malvinas, y 592 Metroz Goiti, de Maddy Barber.

Y en Perlas de otros festivales se proyectarán El ángel, del argentino Luis Ortega; Un día más con vida, una cinta de animación de Raúl de la Fuente y Damian Nenow sobre las experiencias en la guerra de Angola del mítico reportero polaco Ryszard Kapuscinski; y Petra, de Jaime Rosales, con Bárbara Lennie y Alex Brendemuhl.

Zoé: «Siempre nos ha importado lo que sucede en México, pero no somos una banda protesta»

MARÍA TORO

  • La banda llega a España con su nuevo disco, 'Aztlán' (Universal, 2018).
  • "Hace mucho que no confiamos en nadie de fuera del grupo para que dirija nuestros vídeos".

Zoé

En un país con una cultura musical donde predominan los estilos urbanos, Zoé es una rareza que se mantiene en el tiempo. El grupo de rock mexicano lleva dos décadas en lo más alto de las listas de su país como una rara avis, la excepción que confirma la regla.

Ahora, el grupo aterriza en España con Aztlán (Universal, 2018), un disco que llega cinco años después de su anterior trabajo y en el que Zoé se ha atrevido a explotar su vena más mexicana y miran de frente a los problemas que acechan a su país.

La imagen que han escogido para la portada de Aztlán (Universal, 2018) es muy abstracta.
León Larregui: Está muy relacionado con el disco y el concepto del mismo, de lo que contamos en el álbum. Es la peregrinación de los tribus buscando su tierra prometido y termina siendo Tenochtitlán, que termina siendo México.

¿Qué significa "Aztlán"?
L. L: Aztlán se supone que es el lugar de donde provenían todas las tribus nahuatlacas, que eran un total de siete, y una de ellas es una de los mexicas, que llegan a la ciudad y Aztlán significa el lugar de la blancura o de las garzas, se dice que podría haber sido su isla… Hay muchas teorías acerca de dónde podría estar ese lugar, es un concepto que sigue viviendo en el mundo de lo mítico y la leyenda, hay gente que dice que está en el norte de México, otros en el sur, que era la Atlántida…

Sergio Acosta: Es parte de la cultura mexicana, aunque no conocíamos la historia en tanta profundidad, así que tuvimos que indagar un poco más.

Han pasado cinco años desde su disco anterior, ¿qué ha estado haciendo Zoé todo este tiempo?
L. L: Hemos estado trabajando todos en nuestros propios proyectos por nuestro lado. Sergio estaba produciendo a bandas con nuestro sello…

S. A: En realidad no son cinco años, ¿no?

Rodrigo Guardiola: Son cuatro entre disco y disco, pero solo los primeros dos fueron de gira del disco anterior, en el tercer año León sacó un disco solista y el resto hizo distintos proyectos, y en el cuarto año nos llevó todo 2017 para grabar este disco.

S. A: No hemos parado de hacer cosas.

R. G: Es un poco vieja escuela que pase tanto tiempo, pero nos viene bien porque damos un salto conceptual mucho más largo y de mayor calidad. La separación entre disco y disco te lleva a inyectarle cosas más nuevas; a lo mejo si sacar uno nuevo cada año o dos empezaríamos a repetir fórmulas y con el paso del tiempo te inspira más el momento de ir al estudio y sumergirte durante meses a ver qué descubres. Nos viene bien ese espacio de tiempo y la gente así lo recibe, con mucha hambre, en México la gente lo recibe con muchas ganas. Cuando sacamos Azul debutó muy alto en las listas y la gente empezó a devorar el álbum por completo, que en realidad es una tradición bastante olvidada, porque la gente ahora consume las canciones sueltas de distintos géneros como el urbano, que no son tanto de disco como tal. Sacar un álbum obliga a la gente a ir a la disciplina de escucharlo al completo y descubrir sus temas favoritos, eso nos inyecta energía para salir a tocarlo en directo.

El pasado 19 de abril dieron un concierto sorpresa en La Glorieta de los Insurgentes (México) del que avisaron solo por redes sociales y al que acabaron yendo unos 5.000 asistentes. ¿Ese apoyo es el que les anima a seguir adelante con su proyecto?
L. L: Teníamos ganas de hacer algo diferente para promocionar el disco, pero no esperábamos esa acogida. Quisimos hacerlo en el metro para ser muy insurgentes, lo bueno es que nos ahorramos muchas entrevistas [risas]. Fue como si una banda española hubiera tomado la salida del metro de Sol.

El vídeo del tema Azul tiene un aura muy Blade Runner, ¿qué efecto quería logar, León, cuando dirigió el videoclip?
L. L: La ciencia-ficción es mi género favorito en la cinematografía y Azul me daba flojera representarlo de forma literal, porque es una ruptura, así que había que darle la vuelta y fue el pretexcto perfecto para llevar a otro lugar la historia y hacer lo que más me gusta.

¿No estaban asustados por lo que León pudiera hacer con la canción?
S. A: [risas] No, porque no es la primera vez que nos dirige y estábamos convencidos de que nos iba a convencer.

L. L: El de Hielo, que lo hizo un amigo muy querido, ha quedado muy bien.

Ángel Mosqueda: Hace mucho que no confiamos en nadie de fuera del grupo para que dirija nuestros vídeos, pero esta vez lo hicimos y salió bien.

L. L: Antes confiábamos en gente y hacía cosas horribles, así que una vez decidimos que pasábamos de volver a intentarlo.

Han tenido muchos desencuentros con los sellos discográficos a lo largo de su trayectoria y ahora tienen el suyo propio, Panoram. ¿Se sienten cómodos con el proyecto?
S. A: El sello es una parte de algo que está más relacionado con el amor al arte que otra cosa. Se trata de transformar el entusiasmo que nos genera la música y la posibilidad de trabajar en proyectos nuevos, sobre todo es un sello muy de propuesta y de apostar por la gente que nunca ha grabado nada, no ha estado en un estudio… Es una forma de devolver el apoyo que tuvimos cuando empezamos. Nos permite editar absolutamente todo y es un proyecto con ganas de generar música de calidad en un sentido estético muy ecléctico.

Cuando empezaron, ¿les hubiera ayudado más contar por entonces con un sello así?
L. L: Sí, sí.

Á. M: Es parte de la idea también, ayudar a las pequeñas bandas que necesitan espacios donde ensayar, tocar… es regresarle al universo lo que nos dio en nuestros comienzos.

S. A: cuando empezamos no existían las redes sociales ni el acceso a internet como ahora mismo, así que para hacer un disco profesional tenías que meterte en unos estudios enormes y lo hacíamos con casetes. Es otro momento ahora y las bandas jóvenes tienen mucho acceso a tecnología que nosotros no tuvimos, que facilita su carrera.

Á. M: Hace 20 años tenías que salir en las radios más importantes para que la gente te conociera, porque si no, nadie te escuchaba, nadie.

S. A: También repartíamos casetes.

Al principio fueron criticados por no implicarse políticamente en su música, pero en Aztlán parece que se han atrevido a explorar esa vía.
L. L: Siempre nos han importado las cosas que suceden en nuestro país, pero no somos una banda protesta ni nos gusta involucrarnos en la política. En este disco hay cosas que metafóricamente pueden hacer referencia a estas cosas que suceden en el país, pero tampoco hay nada muy político.

R. G: En vez de protesta es más bien optimismo.

S. A: Cuando empezamos, tocábamos en los festivales de la Universidad de México con el boom del zapatismo. Estábamos fuera de contexto porque eran las típicas bandas más folclóricas y nosotros desencajábamos un poco, pero ahí estábamos.

Incluso llegaron a llamar a sus seguidores la Generación Zoé, aludiendo a los jóvenes despreocupados de la realidad social que les rodeaba.
L. L: Justo el año en el que salió ese artículo, todos esos niños a quienes les gustaba Zoé comenzaron a afiliarse al Movimiento YoSoy132 (un movimiento ciudadano conformado por estudiantes de educación superior que buscaba la democratización de los medios y el rechazo a Enrique Peña Nieto), que atacaba precisamente a quien tuvimos como presidente, Enrique Peña Nieto. Ese artículo lo hizo alguien que no estaba bien informado.

¿Les molestó?
R. G: Intentamos una defensa en redes y luego la gente se echó encima de una forma muy dura contra el periodista que hizo el artículo, fue justo cuando comenzaron a efervescer ese tipo de ataques en las redes.

Á. M: Es muy fácil destruir una banda, es muy fácil destruir una obra. No falta quien se encargue de destruir, pero si vieran todo el trabajo que hay detrás, tendrían muchísimo más respeto.

Con Aztlán han regresado también a sus raíces mexicanas.
L. L: No con referencias étnicas, pero más como del diálogo: hablamos de la migración, pero metafóricamente hablando de Aztlán, ni siquiera de Estados Unidos; de que no hay mal que dure 100 años, haciendo referencia al partido político que casi tuvimos por un siglo y fue casi una dictadura… Sí que hay referencias a México, a lo que ocurre en nuestro país.

Á. M: Esas situaciones no están tan reflejadas en el disco, es un álbum muy relajado, con todas las facilidades porque lo hicimos durante un año con todo el cariño y musicalmente creo que es de nuestros mejores trabajos. No es una apuesta política. La temática es muy sutil.

L. L: Está relacionado con el amor, la familia, hay una canción que habla del temblor (el terremeto de 7,1 en la Escala Richter en México el 19 de septiembre de 2017); otra de esos jóvenes que no se interesaban por su contexto social sino que vivían, simplemente, el día a día; de retomar nuestras raíces, de las elecciones de este año… Está todo lo que nos ha ocurrido en estos últimos años. Recuerdo que en medio del temblor estaba grabando las voces de Aztlán y tuve que continuar mientras la ciudad de México estaba toda destruida, por los suelos, fue muy duro. Musicalmente, y creo que en todo el trabajo hay mucha luz, es un disco muy positivo.

En su gira por España les venden como "Los Vetusta Morla mexicanos", ¿les halaga?
S. A: Creo que tiene que ver también con que somos dos bandas muy parecidas, surgimos de una independencia, somos análogos en ese sentido.

L. L: Las dos bandas hemos crecido paralelamente y de forma independiente y se conjuga ese parecido, más allá de lo musical. Pero sí, nos halaga.

Javier Ruibal: «La palabra flamenco me la respetan, por favor»

PAULA ARENAS

  • "Ya sabía que mis discos no eran para masas, eran para buscadores"

Javier Ruibal

Fue Premio Nacional de Músicas Actuales en 2017 y este año cumple 35 de carrera. Una propuesta y una apuesta la suya alejada de cualquier éxito sencillo y próxima siempre al compromiso.

Disco y gira, 35 aniversario. Javier Ruibal, celebran más de tres décadas haciendo la música que de verdad ha querido y quiere.

Una carrera de fondo…
Totalmente, lo que propuse un día, hace 35 años en mi primer disco, lo he seguido haciendo todo este tiempo.

No está mal: 35 años…
Sí, el tiempo pasa volando, los años son como los electrodomésticos, cada vez duran menos.

Empezó en el 83 y se mantuvo firme, sin concesiones, ¿o las hizo?
No, no las hice. Uno hace lo que sabe y quiere hacer. Y lo que puede. Y al principio estás crudo. Luego ya vas mejorando. Hay dos tipos. Está el que va al Parque de Atracciones y se cambia todo el tiempo de atracciones, y luego está el que le gusta la montaña rusa y va a la montaña rusa.

Y hace cola en la montaña rusa…
Sí, aunque cuando eres más pequeño es normal que esté todo el rato cambiando. Cuando vas siendo más mayor sabes lo que quieres y puedes.

¿Qué siente que ha perdido la música?
Antes la música tenía mucha más implicación moral. Uno se implicaba de manera muy emocional. El hecho de que ahora haya programas para buscar intérpretes y encaminados a un sector entre tal y tal edad plantea otro panorma distinto. Antes se llegaba de otra manera, era una vocación de verdad.

¿No es vocación la de ellos?
No dudo que ellos tengan una vocación y tampoco de que todo el que esté en la música está propiciándose un estado de felicidad. Incluso los que tocan en verbenas, algunos hay que son felices. Pero hay otra cosa que es la intermediación entre el músico y el placer que se proporciona. Hacer música para que sea un acontecimiento para su propia vida y no para otros. Yo estoy seguro de que no hay músicos o casi ninguno que esté por estrategia, se está por el placer de ser músico.

¿Las mayores zozobras a las que ha hecho frente?
Ya tenía 27 años cuando grabé. Hasta ese momento estaba afinando, o al menos intentaba no desafinar. Digamos que estaba afinando la voz, la guitarra y el propósito antes de grabar, así que cuando empecé a grabar ya había aprendido cosas importantes. Una de ellas: hay que evitar copiar a otros. Porque a veces la gente se copia sin darse cuenta. La letra que pretende ser menos profunda lo que tiene que estar es bien escrita.

No sé si se puede concebir como la poesía una canción sin vocación de profundizar…
Eso es lo que hago yo con mi música. Pero influye lo que te digo de que estaba menos crudo porque empecé con cierta edad. Si empiezas con 18 años a grabar, estás de hormonas hasta arriba y eso no ayuda. Hay que estar más sereno. En cada tiempo hay una zozobra diferente. Pero quizá la mayor es cuando un trabajo que has entregado ha pasado inadvertido porque nadie se ha preocupado de ponerlo ya no en el escaparate principal sino en una estantería con otras músicas.

¿Cuántas veces le ha pasado?
Me ocurrió cuando trabajaba con compañías muy grandes. Pero a todos les ocurre. Con compañías más pequeñas, ahora tengo la mía propia, sé en qué estantería va a estar.

Y elige los festivales…
Nunca me han puesto en uno que no fuera a funcionar, en un cartel en el que yo no estuviera cómodo.

¿Qué etiqueta le molesta más?
No me la han llegado a poner, pero en algún lado sí me han puesto flamenquito. Y eso me parece que es un despropósito porque es hablar de un arte que tiene mucha solemnidad y trascendencia e historia. Hablar así es como echarle agua al vino. Me parece que es un término muy poco acertado. Si le llaman a esto rumberos aflamencados sí veo una conexión. Pero la palabra flamenco me la respetan, por favor.

Usted el primero, de hecho…
Yo no he querido hacerme pasar nunca por flamenco, tengo mucha influencia flamenca, pero desearía que todo el mundo lo tratara con el mismo respeto que yo.

La palabra cantautor….
Se asociaba en España durante años a alguien muy reivindicativo y ahora se asocia a alguien melancólico. Pero cantautor es que compones y escribes, y hay muchas diferencias entre Marwan, Serrat, Extremoduro o yo, y todos somos cantautores. Hay muchos apellidos. Se debería empezar por poner músico. Mira, cuando se le dio el premio a Dylan creo que deberían haber creado uno para él y no agraviar así a los literatos, que es gente que ha hecho una carrera muy larga y no ha tenido un estribillo en el que apoyarse. No le quito nada a Dylan, pero el Nobel de Literatura es otra cosa. Que creen uno especial para músicos poetas. Hay tantos poetas sin Nobel… Los premios se inventan para apoyar una carrera, significar a alguien que aporta algo en cultura y él aporta pero no es literatura.

De sus discos, ¿cuál es el que ha pasado más injustamente inadvertido?
La mayoría han pasado inadvertidos. Cuando decidí que iba a hacer lo que iba a hacer ya sabía que mediáticos no serían mis discos. Inadvertidos para la divulgación masiva, pero no para los buscadores, porque si no, yo no seguiría grabando discos. No tendría oficio ni público. El asunto es que el buscador siempre encuentra y uno hace música para buscadores. Mediáticamente han pasado inadvertidos todos pero mis buscadores me siguen hasta el fondo.

¿El que más quiere?
Pensión Triana. Es el que más llegó. Hubo una resurrección. Pasé de estar descatalogado a consolidarme. Fue un: Ruibal existe.