La historia de maltrato real que se enconde tras ‘Sonrisas y lágrimas’