Residente: «Sufrí ‘bullying’ cuando estaba en la escuela»

MARÍA TORO

  • El exvocalista de Calle 13 está de gira por España con su primer disco en solitario, Residente (Sony, 2017), fruto de un viaje de dos años por el mundo en busca de sus raíces.
  • "Para la juventud, la relevancia se mide en números; a mí nunca me han importado".

Residente

Para René Pérez, todos somos mezcla. Convencido de su teoría, quien fue voz de Calle 13 recorrió diferentes partes del globo recolectando los sonidos que más tarde plasmaría en Residente (Sony, 2017), el disco con el que abre este jueves los conciertos del festival Cultura Inquieta (en Getafe, Madrid).

Ha viajado durante dos años, ¿cómo le afectó la experiencia?
Fue un viaje que me ayudó mucho a crecer, a madurar y me aportó mucha información e ideas para el futuro. Me ayudó a entender el mundo y a confirmar cosas que había leído pero que no había visto aún: cómo los países más grandes joden a los más pequeños. Algo que pasa todo el tiempo y no solo por parte de los gobiernos de Rusia, EE UU, Francia o China.

Con Sexo ha dado un giro más comercial, ¿por qué?
Quería crear algo más mainstream y explicar cómo lo logré, documentando el proceso de grabación. Con Sexo atraigo a quienes ni siquiera intentarían escuchar otros de mis temas y me ha dado el Disco de Oro. Aunque a mí nunca me han importado tres mierdas los números.

En el vídeo juega con los roles de género, ¿buscaba desde el principio esa ambivalencia?
En el tema utilizo las teorías de Judith Butler y Freud. Ella habla de los roles y los géneros masculino y femenino y cómo los asumimos. La canción no tiene género, uso expresiones impersonales como "se maquilla", que pueden referirse a cualquiera; y jugué con los rosas y azules para descolocar a quienes creen que los roles son invariables. También está presente la teoría de Freud de que todo tiene una finalidad sexual.

Hace poco dijo: "No hago rap social, hablo de lo que me importa".
No lo hago si la etiqueta de "rap social" se convierte en un cliché para meter en una misma caja a algunos artistas. No quiero que me metan en ninguna caja. Me gusta estar en un limbo, en un espacio que representa una identidad única e inclasificable: ahí es donde siento que está mi música.

A veces usan la expresión de forma despectiva para decir que soy político-social, cuando es una imagen que no habla de mi trabajo. Mi música trata sobre todo lo que me rodea, que es social, y todo lo que me afecta y le afecta a a la gente.

Cuando su hijo crezca, ¿tendrá que enfrentarse a los mismos retos de hoy?
Se va a tener que enfrentar a otras mierdas, porque cada vez cambia todo más rápido. Cuando crezca va a tener una realidad completamente distinta, al igual que la juventud ahora tiene otra realidad; viven en el ciberespacio, como los youtubers, por ejemplo. No los entiendo, no me hacen gracia. Me parece una soberana estupidez.

Se convierten en famosos por la cantidad de seguidores que tienen. Los números no son algo fundamental para mí pero, para esta juventud, la relevancia se mide por números. Ese concepto te hace hacer estupideces de este estilo. En mi época, se habrían reído de ellos. El bullying es muy jodido, yo lo sufrí cuando estaba en la escuela. Aprendí a defenderme porque si no, habrían seguido.

Le dedicó un tuit al cantante Childish Gambino cuando presentó This Is America: "América es todo el continente".
Lo puse porque era un forma bastante inconsciente de sentirse el centro del mundo, obviar y excluir al resto, algo que hacen en EE UU todo el tiempo. Ellos sienten que son el mundo.

¿Qué pasa con la lucha de los emigrantes latinoamericanos que obvia diciendo que América es Estados Unidos cuando es un continente con varias nacionalidades? No se trata de luchar por ver quién es más minoría, sino de aceptar el comentario, entenderlo y no cambiarle ni robar el nombre de un continente para referirte al país.