Mikel Erentxun: “Cultura debería tener un Ministerio entero y de los importantes”

PAULA ARENAS

  • "Llevo más años en solitario, pero Duncan Dhu fue mucho más relevante".

Mikel Erentxun

Era 1985 cuando Duncan Dhu debutaba con Por tierras escocesas. Han pasado más de 30 años de lo que fue el inicio de una carrera que tocó los puntos más altos y los convirtió en un grupo de referencia del pop. Llegaron a vender más de tres millones de discos.

Treinta y tres años despúes reeditan aquel trabajo (a la venta el 15 de junio) remasterizado con 19 canciones extra procedentes de archivos y maquetas. Incluye además un libreto de 48 páginas.

¿De quién fue la idea?
Fue la discográfica la que tuvo la idea y nos pareció muy bonito. Teníamos mucho material inédito de esa época. Creo que es del disco que más material inédito hay. Me trae unos recuerdos de aquel tiempo verlo… Es muy bonito; no es un proyecto para vender. No es un vamos a hacer un disco de grandes éxitos para Navidad.

Es algo más romántico…
Sí, y me gusta que la idea haya sido de la productora. Esto no tienen afán lucrativo, porque entre vender esto y nada… Pero estoy encantado. Aunque cuando he cogido el disco ha sido: qué mayor soy… El disco en cambio ha envejecido muy bien.

¿Envejecerá igual la música que se hace ahora?
No toda claro… Ahora es muy fácil y accesible hacer un disco. Antes era todo un reto grabar. Ahora cualquiera en su casa con un ordenador y sin saber tocar hace un disco. El modelo ha cambiado mucho y a peor. Dudo mucho que lo que se graba ahora dentro de 33 años tenga vigencia.

Es la prueba, el paso del tiempo.
Sí. Ahí tienes el Partenón aguantando y barriadas en Madrid que tienen 30 años y están hechas una mierda.

¿Lo que más pena le da?
La cultura en este país no se toma muy en serio, pero yo tuve la suerte de que en esa época sí se tomaba en serio. Ocupaba un lugar importante en el día a día. Se consideró que era algo muy importante, porque lo es. Un país se mide en su nivel cultural. De un tiempo a esta parte se ha considerado entretenimiento. Que el Deporte esté en el mismo ministerio que Cultura. Cultura se merece un ministerio solo de Cultura y de los importantes. Alguien que defienda la cultura, porque es fundamental. Que sea uno de los países España donde la piratería ha sido más fuerte da mucho que pensar.

¿Y lo que más le alegra?
Yo no me puedo quejar, pero si pienso en gente de mi generación me sobran dedos de la mano para los que siguen viviendo de la música. O lo han dejado o están haciendo conciertos de mala muerte. No hay nada de la tecnología que haya mejorado lo anterior. Para mí no es una ventaja tener Spotify y acceder desde el teléfono. Ir a una tienda de discos para mí era sagrado. Uno tarda uno o dos años en hacer un disco para que luego dure dos semanas. Y lo escuchan en un teléfono que se escucha fatal.

¿Cómo era cuando empezaba?
Éramos inocencia total. Yo veo lo que hacíamos y alucino. Nos atrevíamos a hacer cosas que ahora sería increíble, como grabar una maqueta con un radiocasete y todos alrededor de la mesa, coger el casete y con él íbamos de discográfica en discográfica y sin poder dejarlo porque solo teníamos uno. De esto a llenar sitios pasaron dos años, así que tuvimos suerte, pero hicimos todo el viaje.

¿Qué les cansó?
En muy poco tiempo teníamos muchos discos y llenábamos y de repente con 27 años ya nos sentíamos casi uno dinosaurios. Nos planteamos si nos estábamos convirtiendo en una caricatura. Nos veíamos mayores y empezamos nuestra carrera en solitario.

Es raro, pero posible en su caso llevarse bien, ¿el secreto?
La relación siempre ha sido muy buena entre nosotros y se verdad que no es lo normal. Y más en una banda donde dos componen y dos tienen una personalidad muy marcada.

¿Cómo se vive después la carrera en solitario?
Al principio es vertiginoso, porque al final en un grupo se reparte todo y siempre estás más protegido. Pero a todo se acostumbra uno.

¿Su balance?
Ya llevo más años en solitario y tengo más discos, pero el peso de Duncan Dhu es mayor. Duncan Dhu tuvo más relevancia y ha influido más en lo que ha venido después.

¿Su opinión del formato actual de los programas de música de televisión, entre concurso y 'reality'?
No me interesa. Es mezclar el 'reality', que no me gusta, con el concurso, que tampoco me gusta nada. La música al final es un accesorio. Y creo que esto es negativo para la música. Los cantantes que salen de esos concursos son gimnastas vocales que en vez de transmitir están pendientes de ver quién hace el gorgorito más imposible .

¿Qué canciones le definen mejor en solitario y en Duncan Dhu?
En solitario, Mañana. Y de Duncan Dhu Cien gaviotas, que no fue número 1 en Los 40. Esa canción es el paradigma de Duncan Dhu.

¿Ha aceptado muchas veces cosas que no quería?
Al principio, cuando tenías que dorar la píldora o comer con alguien que no te apetecía. Pero ya hace muchos años que si no me apetece algo no lo hago. Sobre todo pelotear a gente que te cae fatal pero es el director de una emisora. Hay programas de televisión que no hago, que no pego nada, ni es mi público ni mi canal. De lo que tengo buen recuerdo es de cuando todo era en directo. Luego vinieron los 'playbacks': eran horrorosos. Hacer un 'playback' es una cosa terrible, aunque tiene mérito. Yo no sé. Y he hecho millones, pero los veo y me da mucha vergüenza.