Marina San José: «Está bien que me comparen con alguien como mi madre, Ana Belén»

PAULA ARENAS

  • "No tengo grandes retos como ir a Hollywood".

Marina San José

No le pesa, o así lo asegura, ser hija de Ana Belén y Víctor Manuel, sino todo lo contrario. "De hecho para calentar la voz me pongo canciones de los dos", nos cuenta Marina San José, que lleva más de once años trabajando como actriz y hace unos meses entró a formar parte del reparto de la obra que se representa en el Teatro Cofidís Alcázar, El Test, junto a Luis Merlo, Antonio Molero y Maru Valdivieso.

La premisa de esta ficción lleva al espectador a hacerse la misma pregunta: ¿Qué prefieres? ¿Cien mil euros ahora mismo o un millón dentro de diez años? Pregunta formulada por el personaje interpretado por San José, del que ella misma dice: "es una marisabidilla".

¿Y qué tiene usted de marisabidilla?
Espero que nada. Eso es lo más divertido, hacer cosas que están alejadas de ti. Cuesta, pero te pones en un punto que te da todo igual.

¿Cómo reacciona el público ante su personaje?
Hay públicos que lo entienden mejor y otros que me odian. Hay gente que se lo toma muy en serio.

¿Se ha hecho la pregunta que sostiene la obra: un millón de euros en 10 años o cien mil euros ahora mismo ?
Me la he hecho pero no tengo respuesta. El otro día me dijo un amigo que cogería el millón porque con el contrato en mano de que en 10 años te dan el banco te da un crédito. Entonces dije;ah vale. El millón.

¿Pesa ser hija de dos figuras como Ana Belén y Víctor Manuel?
Yo estoy encantada de haber crecido donde he crecido y haber aprendido lo que sé, porque lo he mamado desde pequeña.

¿Cómo era de pequeña?
Me recuerdo entre cajas curioseando siempre, espiando todo. Estar en el público no me gustaba.

Al mirarla es difícil no ver a su madre…
Sí, le pasa a la gente, sobre todo cuando me río. Es que tenemos la misma boca y es un sello.

¿Decidió no cantar porque no quería esa asociación con sus padres o porque no es lo suyo?
Antes de mi primera obra, El cartero de Neruda, hacía coros en una gira de mis padres. Pero yo había estudiado para ser actriz. La verdad es que me he planteado mucho lo de cantar, pero me gustan tantos tipos de música que no sabría qué estilo.

¿Ha de demostrar más por ser hija de o no lo siente así?
No lo sé, yo estoy contenta con lo que hago y no tengo metas inalcanzables como llegar a Hollywood. Me gusta lo que hago, pero es verdad que las comparaciones son inevitables, pero está bien que te comparen con quien lleva una carrera tan maravillosa como la que ha llevado mi madre.

¿Que le dicen?
Que qué bien lo hago y que qué guapa estoy.

¿El reto más difícil?
Mi paso por el programa de televisión de cocina (Master Chef Celebrity). Fue durillo, porque no estoy acostumbrada, tanto estar en un papel que no es un personaje, eres tú. Y yo he cocinado toda la vida pero no con esos tiempos y esa presión.

Un papel como este, ¿qué le mueve como persona?
Es muy cañero y te pones en su piel. Y también en el lugar del público y piensas ¿se reirán? Porque es una comedia y…

Y en la comedia si no se ríen…
Claro, aquí ha de haber risa sí o sí. Y si no la hay, pues toca reponerse. A veces te toca un día que no entra el público, y hay que seguir. A veces la gente no está para estas tonterías.

¿Como mujer ha tenido que imponerse?
No lo he visto así por ser mujer, igual sí por ser pequeñita y tener la voz aniñada, pero no por ser mujer o porque no me he dado cuenta.

¿Qué quería ser de pequeña?
Veterinaria. Pero cuando vi que había que destriparlos y abrirlos, dije no. A mí lo que me gusta es cuidarlos.

Imagino que no es la primera vez que se lo preguntan: ¿cuál es ese papel, si lo tiene, que sueña con hacer?
No tengo grandes metas. Me gusta al ver un papel interpretado, entonces digo: ay, este me encantaría hacerlo. Mi meta es seguir trabajando, con lo difícil que está esto. Bastante que puedo vivir de esto.