Emma Suárez: «No conozco abusos en el cine español, esta industria es más pequeña»

EUROPA PRESS

  • La actriz española, protagonista de Las hijas de Abril, afirma no conocer "ningún caso similar" en España.
  • "Aquí no existe la figura del productor de Estados Unidos" que allí tiene tanta fuerza y peso, explica.

Las hijas de Abril

La actriz Emma Suárez protagoniza la película Las hijas de Abril, dirigida por el mexicano Miguel Franco, quien fue galardonado en la pasada edición del Festival de Cannes con el Premio de Jurado (Un certain regard).

"No tengo conocimiento de que existan abusos en España, nuestra industria es más pequeña, no nos podemos comparar con la sociedad americana, donde quizás es más fácil que suceda algo así", ha señalado la actriz en referencia a las noticias de abusos de Harvey Weinstein durante una entrevista concedida a Europa Press con motivo del estreno del filme este viernes 20 de octubre.

La actriz ha indicado que en España no existe "la figura del productor de Estados Unidos", que tiene más fuerza y peso, y ha señalado que cuando comenzó en el cine, muy joven, no recuerda ningún caso similar. "Los productores con los que he trabajado son personas muy serias e implicadas en el cine", ha recalcado.

Emma Suárez se pone a las órdenes de Michel Franco en este filme, en el que da vida a Abril, madre de una joven de 17 años, Valeria, que se queda embarazada. Tras mucho tiempo ausente, decide reencontrarse con su hija e implicarse en las nuevas responsabilidades de su hija, aunque pronto desvelará por qué Valeria prefería tenerla lejos.

En palabras de Suárez, Abril es "una mujer impulsiva, seductora, peligrosa, desequilibrada, que busca desesperadamente un abrazo y alguien que no acepta el paso del tiempo y piensa que la vida le ha dado una oportunidad".

La actriz llegó a esta definición después de reflexionar y trabajar con el personaje, que al principio sonó "complejo y difícil de afrontar". No obstante, tuvo claro desde el principio que esta mujer debía "empatizar con el espectador", "tener luz", que poco a poco fuera descubriéndose y ser desconcertante.

Un director "provocador"

La intérprete define a Michel Franco como un "provocador", que no justifica a sus personajes, que expone una situación pero no da mucha información sobre los protagonistas. "Trata al espectador como alguien inteligente, le da la libertad para decidir y para elegir sobre estos personajes, que no son ni buenos ni malos sino seres humanos", ha dicho.

La actriz piensa que hay muchas Abriles en el mundo: "Son personas aparentemente equilibradas, sobre quienes rascas un poco y aparecen inseguridades, carencias y fragilidad". "Son un torrente y carecen de reflexión, no se han permitido un momento de silencio sobre su identidad", ha dicho.

Suárez coincide con el director de la película, quien señala que la mujer está sometida a mucha presión y cree que "esa presión trae consecuencias y a veces una terrible soledad y frustración".

Preguntada por lo más difícil de este papel, la intérprete ha señalado que lo más complicado ha sido "mantener como actriz el pulso y la medida al personaje, que no se escapara de las manos, porque siendo alguien que no tiene anclajes y que es tan disperso, lo complicado era mantener ese hilo conductor de una forma coherente y que el espectador no se perdiera".