Derrota de ‘Despacito’ en los MTV Video Music Awards más reivindicativos y anti Trump

20MINUTOS.ES / AGENCIAS

  • El tema de Luis Fonsi, Daddy Yankee y Justin Bieber no consiguió llevarse el premio a la única categoría en la que estaba nominado: canción del verano.
  • Tanto la maestra de ceremonias, Katy Perry, como muchos otros artistas lanzaron críticas contra el racismo y contra las políticas de Donald Trump.
  • FOTOGALERÍA: Los modelitos de los MTV Video Music Awards 2017.

Kendrick Lamar

El rapero estadounidense Kendrick Lamar triunfó la noche del domingo en los premios MTV Video Music Awards (VMA), que se celebraron en el Fórum de Los Ángeles, al llevarse cinco estatuillas, incluyendo el codiciado galardón al mejor clip del año por su tema "HUMBLE.".

Lamar, en imparable ascenso gracias a su último álbum DAMN. (2017), se llevó también los premios a los mejores efectos especiales, la mejor dirección artística, la mejor dirección y el mejor vídeo de hip-hop, todos ellos por HUMBLE..

Tan sólo le faltó una guinda para rematar una noche ideal ya que el británico Ed Sheeran le arrebató el galardón al mejor artista del año, una de las novedades de esta edición, pues por primera vez los premios VMA no separaron a hombres y mujeres en dos categorías diferentes.

Por otro lado, Khalid se llevó el premio al mejor nuevo artista, Zayn y Taylor Swift obtuvieron el galardón a la mejor colaboración por I Don't Wanna Live Forever, Kanye West ganó el reconocimiento a la mejor coreografía por Fade, y Zedd y Alessia Cara se impusieron en la categoría de mejor vídeo de dance con Stay.

Asimismo, Fifth Harmony y Gucci Mane ganaron el VMA al mejor vídeo pop por Down, mientras que Lil Uzi Vert se llevó el premio a la mejor canción del verano por XO Tour Llif3 al derrotar al remix de Despacito a cargo de Luis Fonsi, Daddy Yankee y Justin Bieber.

Esta derrota de Despacito llega después de que en las redes sociales hubiera cierta controversia por su ausencia en las categorías más importantes de los premios VMA cuando se trata de un éxito mundial de la música que batió el récord de visitas en YouTube para un vídeo de cualquier tipo.

Más allá de los reconocimientos a los logros de los clips musicales, los VMA son sobre todo una gran fiesta del espectáculo y, como tal, fue el lugar escogido por Taylor Swift para estrenar en primicia el vídeo de su nuevo single Look What You Made Me Do.

La gala comenzó con Kendrick Lamar incendiando literalmente el escenario al introducir en llamas a uno de sus bailarines en una de las presentaciones más impactantes de la velada.

Acompañada por niños y personas de la tercera edad, Miley Cyrus interpretó la canción Younger Now, mientras que la artista de origen latino Demi Lovato y la leyenda Rod Stewart actuaron en directo desde Las Vegas.

La nota peculiar la puso Lorde, quien en las redes sociales había anunciado que tenía gripe y que por esa razón no entonó su tema Homemade Dynamite sino que mostró una versión en "playback" mientras se dedicaba a bailar durante toda la canción.

Katy Perry y Nicki Minaj, con un show inspirado en la iconografía del baloncesto, Ed Sheeran y Thirty Seconds To Mars fueron otras de las estrellas que se pasearon por los premios.

Reivindicación y críticas

Perry fue precisamente la maestra de ceremonias de los VMA. La cantante apareció flotando como si fuera una astronauta y a lo largo de la noche soltó varias críticas, no totalmente explícitas, dirigidas al presidente de EE UU, Donald Trump.

"Incluso en el apocalipsis, necesitamos una buena banda sonora", señaló Perry en tono esperanzado poco antes de dar comienzo a la gala. Katy Perry, que se implicó activamente en la campaña de la demócrata Hillary Clinton, mostró un periódico con el titular "El mundo está en llamas", hizo una referencia a la serie distópica de la HBO The Handmaid's Tale y criticó con ironía que Trump ganara las elecciones pese a haber perdido el voto popular.

Quien sí fue mucho más directa a la hora de reflexionar sobre la delicada situación política del país fue Paris Jackson, que abogó por mostrar a "los capullos nazis y supremacistas blancos" que en Estados Unidos no hay lugar para "su violencia, su odio y su discriminación".

El momento más emocionante de la noche lo protagonizó Susan Bro, la madre de la joven antifascista que fue asesinada hace dos semanas en Charlottesville (Virginia) cuando un neonazi arremetió con su coche contra una multitud de personas que protestaban frente a una manifestación de supremacistas blancos.

"Sólo hace quince días mi hija Heather (Heyer) fue asesinada cuando protestaba contra el racismo. La echo de menos, pero sé que está aquí hoy", afirmó Bro. Además anunció la creación de la Fundación Heater Heyer, que proporcionará becas "para que más gente se una a la lucha de Heather contra el odio". Como tributo, MTV decidió que el premio a la mejor lucha contra el sistema no tuviera un ganador sino que fuera compartido por todos los nominados en esta categoría.

Además, la cantante , que interpretó sobre el escenario varias de sus canciones más populares, recibió el premio Vanguard Award como homenaje a su trayectoria profesional de manos de la presentadora de televisión Ellen DeGeneres.

En su discurso de agradecimiento, Pink relató que un día su hija le dijo que se sentía muy fea y como si fuera un chico, por lo que la artista le enseñó imágenes de cantantes andróginos como Michael Jackson, David Bowie y Freddie Mercury. En este sentido, Pink abogó hoy porque todo el mundo vea que hay "más tipos de belleza" aparte de los estereotipos tradicionales.