Tu cara me suena: los cameos más memorables de famosos y actores en el cine

CARLES RULL

  • ha tomado el relevo de Keith Richards en un cameo para 'Piratas del Caribe 5'.
  • Tampoco le faltan las ofertas a David Hasselhoff, pronto también en 'Los vigilantes de la playa', mientras que Stan Lee es imprescindible en cualquier película de superhéroes de Marvel.
  • Bill Murray, , Mike Tyson, Tom Cruise, Martin Scorsese o Quentin Tarantino han protagonizado algunos de los mejores cameos del cine.

Johnny Depp aseguró haberse inspirado en el guitarrista, cantante y productor Keith Richards para su Jack Sparrow de Piratas del Caribe. Y como no podía ser menos, el célebre rockero de los Rolling Stones tuvo su cameo especial en la tercera de la saga, En el fin del mundo, encarnando además un papel muy significativo, el del padre de Jack. Para la quinta, La venganza de Salazar, estrenada recientemente, no se pudo contar con Richards, pero tuvo un sustituto a la altura, Paul McCartney. La colaboración del ex de los Beatles apenas le retuvo un día en el set de rodaje, pero es otro de los ganchos promocionales con los que ha contado la nueva entrega.

El exfutbolista inglés David Beckham también hace acto de presencia en Rey Arturo: La leyenda de Excalibur,la nueva adaptación de las míticas crónicas artúricas dirigidas por Guy Ritchie y que en España está previsto que se estrene el 11 de agosto. Más próxima, desde este viernes 16 de junio en nuestros cines, el largometraje basado en la serie de los 90 Los vigilantes de la playa también contará con David Hasselhoff y la que fuera una de sus socorristas más explosivas, Pamela Anderson. Por cierto, Hasselhoff también tenía un cameo en Guardianes de la Galaxia vol. 2, además de interpretar un rap en la banda sonora.

Cuando se habla de cameos, sea de famosos o actores, el primer nombre que suele venir a la mente es el del director Alfred Hitchcock. Aparece en nada menos que en 39 de sus películas. También Shyamalan ha seguido el ejemplo, el más reciente en una escena de Múltiple junto a la veterana psicóloga Fletcher (Betty Buckley). Otro de los más habituales es el creador de algunos de los superhéroes más emblemáticos del universo Marvel, Stan Lee.

Entre el homenaje o el gancho comercial, interpretándose a sí mismos o en fugaces intervenciones o personajes secundarios, y a menudo sin aparecer en los títulos de crédito iniciales. Décadas atrás, en los ochenta sobresalió un cineasta que era todo un especialista en incluir multitud de cameos en sus filmes, y ese fue John Landis. El director de Un hombre lobo americano en Londres (1981) hizo las delicias de espectadores y cinéfilos desde los tiempos de Granujas a todo ritmo (1989) o Cuando llega la noche (1985) en este juego de reconocer a rostros muy conocidos que quizá no esperábamos encontrarnos allí.

Uno de los más aplaudidos de los últimos años, sin duda, es el de Bill Murray en Bienvenidos a Zombieland (2009), aunque también apareció en las Cazafantamas, estrenada el pasado verano, encarnando a un odioso experto que le encanta desacreditar a los investigadores paranormales. Memorables fueron también el del exboxeador Mike Tyson en Resacón en Las Vegas (200) o el de un Tom Cruise casi irreconocible ejerciendo de tiránico productor de cine en la comedia Tropic Thunder (2008), dirigida y protagonizada por Ben Stiller.

Otro nombre a añadir al que podría ser un cuarteto de oro, el del fallecido Michael Jackson en Men in Black II (2002), interpretó al agente M, a través de una vídeopantalla, y aparecer en esta saga era una de las obsesiones del ídolo pop. Aunque el director, Barry Sonnenfeld, se negó a otra de sus pretensiones, aparecer también en alguno de los carteles promocionales de la película. Uno de los argumentos para convencerle que más descolocaron al director fue el que el cantante le llegara a decir que "aparecer en uno de los pósters de MIB era su sueño desde niño". Curioso, teniendo en cuenta que cuando se estrenó la primera, en 1997, Michael Jackson ya tenía 39 añitos.

Hitchcock y Shyamalan no han sido los únicos directores en querer aparecer ante las cámaras. Entre los más cinéfilos está el de Martin Scorsese, otro habitual de los cameos en sus filmes, pero destacó como uno de los pasajeros de Taxi Driver (1976), y naturalmente era el Travis Bickle interpretado por Robert de Niro quien estaba al volante. A Tarantino no solo le gusta aparecer en sus películas, también ha aceptado ser una de las "estrellas invitadas" en los trabajos de otros colegas. Entre los que hicieron historia está su escena en Duerme conmigo (1994), película que pasó sin pena ni gloria, pero glorioso fue su monólogo teorizando sobre el homoerotismo que destilaba Top Gun (1986).

Directores y clásicos

Luego están las sagas que se han basado en los cameos como uno de sus puntos de interés, desde la de Wayne's World o Austin Powers de Mike Meyers a las dos de Zoolander de Ben Stiller y por la que han pasado nada menos que David Bowie, Natalie Portman, Paris Hilton, David Duchovny, Justin Bieber o el mismísimo Donald Trump. El actual y controvertido presidente de los EE.UU. además de adicto a twitter también lo era de los cameos. Entre los más conocidos en Cazafantasmas II (1989), Solo en casa 2 (1992) o Amor con preaviso (2002), que protagonizaron Sandra Bullock y Hugh Grant.

Llegados a este punto, compensemos citando a dos grandes cameos del cine clásico. El del gran cómico Buster Keaton, jugando a las cartas, en El crepúsculo de los dioses (1950) de Billy Wilder o el papel de ermitaño ciego de Gene Hackman en una de las mejores comedias y parodias del cine, la de El jovencito Frankenstein (1974) de Mel Brooks.

No solo los personajes de carne y hueso han tenido sus particulares guiños. De actualidad gracias al enorme éxito de la nueva versión de La bella y la bestia, la ama de llaves convertida en tetera Mrs. Potts tuvo una brevísima aparición en la adaptación animada de Tarzán (1999) de Disney; y los personajes de Pixar en Toy Story quisieron brindar su homenaje a los estudios Ghibli incluyendo a Totoro en Toy Story 3 (2010). Hasta el infinito y más allá, o en alguna galaxia muy, muy lejana, el entrañable E.T. de Spielberg apareció en uno de los escaños del senado galáctico de Star Wars: La amenaza fantasma (1999).

Amiguetes en "Spanish Movies"

Si hay una saga española cuya lista de cameos sería interminable esta es la de Torrente. A santiago segura le gusta llamarlas colaboraciones de "amiguetes" y lo largo de sus cinco entregas, desde 1998 a 2015, han pasado desde los directores Oliver Stone y Guillermo del Toro, a presentadores, futbolistas, cantantes, toreros, actores o humoristas —como Cañita Brava o Chiquito de la Calzada—. David Bisbal era el protagonista del número musical de Torrente 4: Lethal Crisis la misma en la que Belén Esteban corría también un trágico destino.

Tampoco se queda corta Spanish Movie (2009) para la que, entre otros, se contó con directores tan reconocidos como Alejandro Amenábar, Álex de la Iglesia, Juan Antonio Bayona o Jaume Balagueró. Pero, quien se llevó la mayor atención fue el cómico norteamericano Leslie Nielsen, el icónico inolvidable de grandes sagas paródicas como las de Aterriza como puedas o Agárralo como puedas, encarnando a un médico.

Fuga de cerebros 2 (2011) consiguió que el icónico David Hasselhoff apareciera en sus imágenes; y entre la numerosa plantilla de futbolistas, entre ellos Guti, Sergio Ramos, Luis Figo o Cesc Fàbregas en las de Torrente, destacar a Iniesta en ¿Quién mató a Bambi? (2013), tres años después de su histórico gol que le valió a la selección española el título de Campeones del Mundo. Y es que pese a su brevedad, en ocasiones estos cameos han convertido a sus intérpretes en los auténticos protagonista de la película.

Leer completo