Magic Magno: «El sexismo está en la sociedad, no es un problema de Maluma»

Bea Langreo

  • El madrileño presenta 'Ahora', su nuevo disco, que llevará al directo en Madrid el 24 de febrero.
  • "Vengo del rap, pero me apetece variar porque no es lo único que escucho".
  • "Hay gente que es idiota antes de ser famosa, y cuando lo sea seguirá siéndolo".

Magno empezó, cuenta, «en el underground» del rap. Ha llovido mucho desde aquellos temas que lanzó con Chacal Clik, y su música ha oscilado desde entonces entre el hip hop y diferentes estilos, pasando por el reguetón y otros ritmos latinos.

En el camino, una popularidad creciente que se refleja en su número de seguidores en redes sociales y algún que otro hater. Presenta Ahora, un trabajo que sale este viernes a la venta y que llevará al directo en la madrileña sala Shoko el 24 de febrero.

¿Todas las vivencias sirven para transformarse en canción?
Casi todas. Hay cosas que se me olvidan o que no me hace gracia recordar, pero la inmensa mayoría sirven para escribir.

¿Algún ejemplo?
El nuevo single, Vida loca, habla de mi vida, de los errores que he podido cometer en el pasado y de las ganas de superarlos, cambiar y no mirar atrás.

¿Cree que cantar sobre problemas de un chico de barrio puede limitar su público?
No, porque al fin y al cabo no canto solo de eso; también hablo de sentimientos: soledad, ganas de superarse, de luchar… y eso es aplicable a todo el mundo.

¿La fama puede separarle de esos orígenes?
Es algo que depende de la persona. Hay gente que antes de ser famosa ya es idiota, y cuando lo sea, seguirá siéndolo. Mientras no pierdas la cabeza y no olvides de dónde vienes, mientras mantengas los pies en la tierra, no tienes por qué desviarte.

Dedica un proyecto a apoyar a chavales en institutos y jornadas juveniles, ¿qué ejemplo les transmite?
Hablo con ellos y les cuento vivencias y errores que he podido cometer. También lo que he aprendido de esos errores, de confusiones que han creado malos referentes y de decisiones equivocadas que he tomado en determinado momento.

¿Cuál es su papel?
Intento ser la voz de apoyo, animarles a que luchen por sus sueños. Muchas veces la educación intenta encerrarte; te dicen que si no vales para estudiar no vales para nada, e intento darles una voz diferente. A lo mejor no vales para estudiar, pero eres bueno en un millón de cosas. No significa que no seas una persona válida o que no puedas conseguir tus metas.

Mezcla muchos estilos, desde el hip hop al reguetón, ¿cuál elegiría?
Elegiría el estilo Magno [risas]. Vengo del rap underground, hardcore y oscuro. Pero me apetece variar, porque no es lo único que escucho. A mí me gustan el reguetón, la electrónica y el reggae, pero también la salsa y la bachata. Me apetecía fusionarlo. Mientras lo que defina la canción sea Magno, no importa que nos aventuremos y juguemos con estilos distintos.

Siempre habla de Magno,¿qué es de Andrés?
También está en las canciones. Magno es el personaje, aunque siga siendo yo; a veces no sé distinguir quién es quién. Andrés es el que sufre las historias que cuento, y Magno es el que las convierte en canción y les saca el lado positivo.

En sus canciones hay realidad pero también cierta carga sexual, ¿qué línea le define?
Lo que más se ajusta a mí es el sentimiento de superación, de tirar hacia delante. Quiero que la gente se sienta reconocida. Evidentemente, no hay que estar todo el día llorando por las esquinas. Una píldora de humor de vez en cuando está bien, y hay canciones más subidas de tono que también aportan. No todo en la vida es trabajo y esfuerzo. Hay que tener ratitos para pasarlo bien.

Ese tipo de canciones han creado polémica. Se habló mucho del 4 babys de Maluma…
Sobre todo en España, existe una repulsa a ese tipo de temáticas, cuando al fin y al cabo representan de forma real a la sociedad. Aunque se culpe a Maluma por ese tipo de canciones, la realidad es que no es solo su problema, vivimos en un ambiente sexista y lo vemos hasta en los anuncios. Cuando un cantante lo hace patente nos llevamos las manos a la cabeza, aunque represente a esa sociedad.

Habla de lucha, pero también de perdón, ¿ha llegado a un punto de calma?
No. A veces pienso "ojalá", pero la verdad es que no quiero llegar a ese punto. Me encanta la locura, la anarquía entre comillas. Seguiré creciendo y estoy en proceso de cambio. No creo que pueda encontrar la calma.

Ha colaborado con Iván Nieto, Natos y Waor… ¿qué es lo próximo?
No se me ocurre un nombre, pero me apetece hacer canciones con alguien que le ponga el mismo amor que yo. Colaboraría con casi todo el mundo, mientras yo ponga mis ganas y él ponga las suyas. Si fusionas eso y dos creatividades puede salir algo muy chulo.

¿Con cualquier estilo?
Si esa persona tiene un estilo, ¿por qué voy a despreciarlo o a pensar que es incompatible? Todo es música, al fin y al cabo. Mientras ninguno pierda su esencia, puede quedar algo guay y diferente.

Nombra a Dios en el disco, ¿es creyente?
Sí, soy creyente. Agradezco todo lo que tengo y todo lo que la vida me da, porque lo bueno lo disfruto y de lo malo aprendo, así que me gusta agradecer.

Leer completo