Los tres cuartos de hora que cambiaron el rap español: se reedita el debut de 7N7C

VERÓNICA VICENTE

  • 'Hecho, Es simple', el disco con el que debutaron 7 Notas 7 Colores cumple 20 años.
  • Para contener la nostalgia noventera, llega una reedición de 500 copias en vinilo.
  • Mucho Muchacho, la voz del grupo catalán, arranca esta noche en Madrid (Sala Penélope) una gira conmemorativa que prevé recorrer gran parte del país en 2017.

Esto es un nostálgico viaje al primer rap rimado en castellano que llenó salas. Antes fueron los años del cuircuito maquetero en casete, cuando el hip hop español aún sonaba como la voz cambiante de un adolescente que reclama ser adulto para ganarse el respeto de las discográficas y el público. La escena, en ciernes. Pero algo descarado y chillón bullía en El Prat de Llobregat. Así se gestó el primer disco de 7 Notas 7 Colores (7N7C), los 45 minutos que cambiaron el rumbo del rap patrio.

Barcelona, 1994. Apenas 40 ó 50 raperos se dan cita en un local de la Ciudad Condal para ver en directo a los madrileños del Club de los Poetas Violetos (CPV), teloneros de la velada musical. Entre el público había un joven flaquito de escasos 18 años que respondía al nombre de Oliver Gallego (1976).

"Oliver se acercó con cierta timidez, tuvimos una conversación interesante y nos pasó su primera maqueta en casete, eran cinco o seis canciones. Me encantó desde la primera escucha. Me la llevé a casa y se lo puse a la gente en Torrejón. Les pareció buenísimo. Algunos miembros de CPV al principio eran un poco reticentes, pero luego les acabó gustando incluso más que a mí". El que recuerda para 20minutos es Frank T. El exmiembro de CPV define las maquetas de 7N7C como "una propuesta que sonaba muy diferente a cualquier cosa que se escuchara en ese momento en el rap español".

Al micro se hacía llamar Floriver, pero pronto escogería ser Mucho Mu(chacho), cerebro de las letras de uno de los emblemas de la construcción de la escena hip hop nacional. Compuesto por el productor musical Jordi Riba Rivera, alias Dive Dibosso, y el MC Mucho Muchacho (que no ha querido hacer declaraciones), el grupo catalán disuelto en 2002 debutaba hace veinte años con Hecho, Es Simple (Yo Gano, 1997) un álbum considerado uno de los grandes clásicos del género estatal.

"El Coque Malla del rap español"

Frank T insiste en la "frescura" de aquellas primeras maquetas que cautivaron "a la gente del rollo". "Tal vez sea una afirmación un poco atrevida, pero aquellas canciones son un trabajo casi mejor que el propio Hecho, Es simple. Fueron el principio de todo, también de la buena relación que siempre ha existido entre CPV y 7N7C".

De cómo las letras de aquel veinteañero, que rimaba enfadado, acabaron en disco sabe mucho Sergio Aguilar, creador de Yo Gano, el primer sello español que se tomó en serio la escena, y la persona que apostó oficialmente por 7N7C nada más escucharlos. "Me pareció un bombazo".

"Yo vivía en un piso de estudiantes en Madrid. Un día una habitación se quedó libre y Kamikake de CPV se la quedó. Su cuarto se convirtió en el local de ensayo del grupo, allí componían y se reunían, estaba todo el rato entrando y saliendo gente del grupo. En una de esas alguien de CPV me dio la maqueta de Oliver a la vuelta de un concierto en Barcelona", recuerda Aguilar. "Le dijimos: tienes que escuchar esto de Barcelona, es increíble", añade Frank T.

Amante del hip hop, Aguilar ya se había lanzado a publicar discos para como CPV, aunque "estaba claro que no tenían el potencial de llegar más allá de la escena, porque su estilo era duro. Pero en 7N7C, sin ser comercial, se veía rápidamente que tenían algo que sí podía atraer a un público que no escuchara solo rap hardcore. Por un lado la música era potentísima; por otro las letras y la manera de rimar de Oliver eran bastante novedosas en aquel momento. Se salía de lo que se estaba haciendo, era un sonido propio, nuevo y fresco".

Y pasó. Grabaron primero el single Con esos ojitos ("toma vitaminas si quieres joder conmigo") donde ya se atisbaba a un maestro del vacile al micro. Fanfarrón, chulo, descarado, vanidoso, atrevido, deslenguado, callejero, locuaz, cabreado…

"Mucho Mu se fue haciendo poco a poco más macarra, pero nunca tuvo la mala leche de CPV. Yo creo que eso es lo que hacía que otro público se sintiera más cómodo escuchándole a pesar de que igual no entendían al cien por cien qué es lo que quería decir con sus canciones". Para Frank T, incluso el aspecto de Oliver fue decisivo a la hora de llegar a otros públicos. "Tenía una imagen y una voz más amable que CPV. La prensa especializada de mediados de los noventa llegó a llamarle 'el Coque Malla del rap español', y era cierto que al principio tenía una voz muy parecida (risas)".

Más allá del público rapero

Crudo y minimalista, aquel disco fue el primero rimado en castellano que llenó salas con un público diverso. "En eso fueron los pioneros", reconoce el MC de Torrejón. "La gente que venía a sus conciertos era un público muy variado, no solo raperos. La aparición de 7N7C rompió eso, captó a la gente de fuera del entorno hip hop. El grupo aportó frescura y que mucha más gente escuchara rap en España. Esa puerta la abrieron ellos".

A Jordi, el 50% de 7N7C, pertenece la música de aquel disco que puso todo patas arriba. Al teléfono desde Barcelona, el productor musical de Hecho, Es Simple, Dive Dibosso, aclara a 20minutos que no participará en la gira conmemorativa en 2017. "Se habló en un principio y yo estaba dispuesto…Veremos si con el tiempo se hace algo".

Jordi rememora los inicios y cuenta que el grupo debe su nombre a un juguete. "Oliver y yo nos juntábamos con DJ Zero en su casa para trabajar en las maquetas, empezamos a samplear allí. En casa de Zero había un xilófono de juguete que tenía un color para cada nota. Recuerdo que Oliver pensó incluso en llamar a Zero para sacarle una foto al xilófono y meterlo en la portada del disco…"

Dos décadas después del lanzamiento de Hecho, Es simple, el discurso de quienes recuerdan los noventa desde las tripas del rap estatal coincide en señalar que su mayor logro fue conquistar a un público ajeno a la escena. Cuando llegamos "todavía había un hueco para rellenar musicalmente, nosotros cubrimos ese hueco y llegamos a un segmento de gente que no sabía muy bien de qué iba todo esto", rememora Dibosso.

En aquel álbum Dibosso buscaba ser original, crear un sonido propio. "Y en aquel primer disco sí lo conseguimos. Musicalmente tampoco se hacían cosas parecidas en la época, fue un experimento que funcionó muy bien. Aquel disco no era el clásico hip hop porque no metíamos muchos samplers, me gustaba trabajar con ellos pero la la idea era crear un sonido donde no se identificaran. Fue una producción musical muy minimalista. Y luego Oliver con sus letras ("el peso de este micrófono lo está levantando mi grúa, mi rollo está bien, con mi sucia lengua") logró llegar".

El DJ sevillano Acción Sánchez (Óscar de SFDK) destaca que 7N7C "trajeron un estilo muy fresco en la época. La forma de rimar y la chulería de Mucho impactaron. Llamaron la atención de los círculos del hip hop, pero también de gente nueva que ni lo conocía ni lo escuchaba. 7N7C fue el primer grupo que expandió el rap a todo el mundo en España". (¿Y qué fue lo primero que pensó al escuchar Hecho, Es simple?) "¡Hostia, otro disco de rap en español! Me dio mucha alegría, por casa tengo el vinilo guardado como oro en paño".

SHO-HAI (Sergio Rodríguez), la voz más grave de Violadores del Verso, destaca la atemporalidad del primer trabajo de los del Prat: "Mucho Mu siempre ha sido referencia. Las músicas y las letras eran un combo perfecto para mis oídos. Eso es un discazo, a día de hoy, lo puedes escuchar como si hubiera salido el mes pasado".

A vueltas con las copias

El disco supuso un antes y un después en la escena y en la relación del género con las discográficas, introdujo el rap a un público que antes de 7N7C ni le había dado una oportunidad a las rimas, y fue un éxito de ventas en el segundo lustro de los noventa. Pero a la hora de concretar el número de copias que se vendieron nadie parece dar con la cifra.

"Vendió muchísimos más discos que nosotros. Mucho Mu fue el primer rapero que metió en un concierto él solo a mil personas, de los primeros que tuvo gran éxito al hacer y conciertos, pero no sé cuánto vendieron", afirma Frank T.

"No estoy seguro porque el disco pasó por diferentes manos. Yo creo que llegamos a ser disco de oro, pero no se premió como tal, no se galardonó. Creo que al menos del primer disco sí se superaron las 50.000 copias contando todas las ediciones y la remasterización en EEUU", rememora Dive Dibosso.

"A cierta escala el disco tuvo éxito, aun así hubo que pelearlo porque estábamos explorando un terreno nuevo. Comparado con Madrid Zona Bruta de CPV (unas 4.000 copias vendidas en el primer año) Hecho, Es simple fue la releche, no tengo la cifra en la cabeza, pero más o menos en el primer año entre 15.000 y 20.000 copias. O sea, en su primer año en el mercado 7N7C triplicó las ventas de CPV", asegura Sergio Aguilar.

Manuel Pena, de Boa Music (que entonces solo distribuía) calcula que "se vendieron unas 30.000 copias en el primer año. Era algo bastante bestia para un disco independiente".

Reedición en vinilo y gira

Para celebrar el 20 cumpleaños de la ópera prima de 7N7C, Boa Music y El Segell del Primavera Sound han anunciado una reedición del disco en vinilo de 500 copias que podría ver la luz en marzo. Por su parte, Mucho Muchacho (esta vez sin su productor musical) se embarca en una gira conmemorativa que arranca esta noche en Madrid (Sala Penélope) y llega a Barcelona el sábado 17 (Sala Apolo).

A lo largo de 2017, la gira hará paradas en ciudades como Zaragoza, Valencia, Bilbao, San Sebastián, Oviedo, Santiago de Compostela, Granada, Sevilla, El Prat de Llobregat, Vitoria, Gerona, Villarobledo, Tarragona y Cádiz, entre otras. Será el regreso de un rapero legendario que, a sus cuarenta años, rapeará un disco eterno por gran parte de la geografía nacional. Veremos si sobre el escenario queda algo, poco o mucho de aquel Muchacho.

Leer completo