«¿Qué pasa, troncos?»: Paul McCartney encandila Madrid con historias que forjaron la música

EFE

  • El británico ofreció más de dos horas y media de buen rollo, 40 canciones y seis décadas de trayectoria durante su en el Vicente Calderon.
  • El estadio estaba casi lleno, pero no del todo, a 80 euros la entrada más barata.
  • Hacía 51 años de la primera vez que el ex Beatle visitó por primera vez la capital y 12 desde su última incursión.

"Abuelo, llévame" proclamaba uno de los eslóganes del largamente esperado y celebrado este jueves por la noche en a cargo de un cordialísimo Paul Macca McCartney, otro "abuelo" que encandiló a coetáneos y jóvenes con historias emocionantes e intemporales que forjaron la pop.

Reconciliado con su pasado, el británico ofreció más de dos horas y media de buen rollo, 40 canciones y seis décadas de trayectoria, desde los inicios seminales de los Fab Four (cuando se hacían llamar The Quarrymen) a FourFiveSeconds, la canción que pergeñó hace muy poco junto a Rihanna y Kanye West.

No olvidó por supuesto ni su paso por Wings ni mucho menos los años míticos junto a , espina dorsal de esta gira "One on one", en la que suenan dos docenas de canciones grabadas a fuego en el imaginario colectivo, del preliminar Love me do hasta Hey, Jude, la más versionada de la historia.

El estadio Vicente Calderón estaba casi lleno, pero no del todo, a 80 euros la entrada más barata. Hacía casi 51 años que el músico británico visitó por primera vez la ciudad, pero había dejado pasar 12 desde su última incursión.

"¡Buenas noches, Madrid! ¡Buenas noches, España! Hola, ¿qué pasa, troncos?", vociferaba McCartney con humor (una constante) y en castellano (idioma del que hizo uso en varias ocasiones) tras arrancar su con un A hard day's night que bien podría haber titulado esta crónica.

Alrededor, un gran despliegue escénico, con luces apabullantes y tres grandes pantallones, respaldando un sonido impecable, construido por McCartney y sus cuatro músicos: Rusty Anderson, Brian Ray, Paul "Wix" Wickens y Abe Laboriel Jr.

Especialmente emotivos fueron sus recuerdos para los que ya no están, como o su exmujer Linda, a la que brindó Maybe I'm amazed, de su primer disco en solitario

Can't buy me love, We can work it out, Blackbird, Lady Madonna, Band on the run, Being for the benefict of Mr. Kite, Ob-La-Di, Ob-La-Da… Una a una todas esas grandes canciones fueron sonando, hasta llegar a unos bises en los que no podía faltar Yesterday, celebrando el pasado, pero sin renunciar a un presente musical más que vivo.

Leer completo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.